VIDA SANA /¿Qué destruye y debilita el Sistema Inmune?

El sistema inmune es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, un sistema inteligente y básico para la conservación de la vida.

Sin este sistema no podríamos vivir, ya que estaríamos expuestos a una infinidad de agentes y factores externos que podrían infectar nuestro organismo y acabar con nuestra vida rápidamente. Cuando el sistema inmunológico está funcionando adecuadamente, nos protege de infecciones que le causan enfermedades.

¿Qué es el proceso inmunológico?

Una de las principales funciones de este sistema es defender al cuerpo de infecciones. Un agente infeccioso entra en el cuerpo, por ejemplo un virus como la gripe que entra por la nariz o una bacteria que entra por la sangre cuando nos pinchamos con un clavo y el sistema inmunológico que está siempre alerta para detectar y atacar al agente infeccioso antes de que cause daño, reconoce a este agente externo (antígeno) como un cuerpo ajeno y se prepara para eliminarlo antes de que cause daño.

Cuando el sistema de defensas funciona correctamente podemos tener un resistencia muy buena a microorganismos dañinos, incluso podríamos, cuando el sistema de defensas es muy fuerte, estar en contacto con personas enfermas o infectadas y no ser contagiado ni dañado.

Un sistema de defensas débil provoca una serie de consecuencias en el cuerpo, como contagios seguidos, enfermedades prolongadas o crónicas, infecciones a menudo o que no ceden, etc. Un sistema de defensas bajo provoca no solo gripes, catarros y enfermedades del sistema respiratorio, sino infecciones renales, urinarias, hepáticas, etc. Además, si nuestras defensas están debilitadas, podemos enfermarnos de artritis, artrosis, problemas de piel entre otros.

No debemos dejar que todo nos lo resuelva el médico. Siguiendo recomendaciones sencillas se puede restablecer la salud y armonía en el cuerpo, si aprendemos a escucharlo y entenderlo se puede aprender además mantenerlo fuerte.

Debemos evitar tener un cuerpo con un nivel alto de toxinas circulando ya que será propenso a los contagios y a que el sistema de defensas no esté en óptimas condiciones.

Desde esta sección de Vida Sana damos unas pautas a seguir para poder mantener nuestro sistema inmune saludable:

  • Alimentos: la dieta es una de las bases de la salud y un cuerpo sano y fuerte. Los alimentos que debilitan el sistema inmune son los que nos dan más toxinas que elementos nutritivos, como lo son todos aquellos que contienen aditivos, colorantes, azúcares refinados y que están procesados. Las harinas refinadas, los cereales azucarados procesados, la leche de vaca (ya que al pasar por el proceso de pasteurización se calienta el producto al grado de matar prácticamente todos sus elementos nutritivos), así como productos fritos.
  • Azúcar blanco: es uno de los alimentos que más destruye  y ataca el sistema de defensas y desmineraliza al cuerpo. Hay una gran cantidad de alimentos que contienen azúcar blanca; los refrescos, dulces, pasteles, enlatados, cereales de caja, etc. Haz una prueba; si te enfermas a menudo, quita el azúcar de tu alimentación y verás quizá como te enfermas menos, sobre todo de las vías respiratorias.
  • Dieta: una dieta para reforzar el sistema inmune consiste en comer lo más crudo posible, empezando el día con cítricos y un té para purificar hígado, intestinos y sangre, lugares donde suelen acumularse muchas toxinas. Si te enfermas a menudo trata de mantener una dieta por una semana con vegetales crudos, sopas con verduras al vapor, arroz integral, pan de centeno o negro, jugos o ensaladas de vegetales frescos, etc.
  • Agua: beber agua es una forma práctica y muy efectiva para aumentar las defensas, ya que el agua pura barre toxinas y limpia el cuerpo, reforzando su capacidad curativa. 
  • Estrés: si te enfermas a menudo a pesar de que comes muy bien, no dudes en considerar el estrés, que es una de las causas más frecuentes y evidente que dañan y desgastan el sistema inmune. Si sientes que a menudo tienes prisas, que no estás donde quieres estar, que te peleas con los que te rodean frecuentemente o tienes problemas económicos, etc. entonces puedes estar en estrés y acostumbrarte a vivir en este estado. Si estás estresado puedes relajarte respirando profundamente, aprender a dominar tus pensamientos y centrarte en cosas que te hagan sentir bien, es un alivio para el cuerpo. 
  • Sedentarismo: no practicar deporte o estar quieto durante el día acumula estrés y toxinas. Te recomendamos practicar yoga, tai-chi o baile, o alguna actividad que disfrutes y que le de movilización a tus músculos, huesos y órganos interiores.

En próximos artículos daremos pautas de cómo se puede fortalecer el sistema Inmune. 

“La mejor y más eficiente farmacia está dentro de tu propio sistema” Robert C.Peale

 

Elena Casany Castells
VIDA SANA / BARCELONADOT




Otros artículos de interés