Saltar al contenido

VIDA SANA/ Estrés pandémico y envejecimiento

El estrés social originado por la pandemia y la infestación viral, ha vaciado nuestros depósitos de minerales y antioxidantes

En estos últimos tres años, el síndrome de envejecimiento se ha acelerado exponencialmente. El estrés social originado por la pandemia y la infestación viral, ha vaciado nuestros depósitos de minerales y antioxidantes, haciendo que la reparación celular ya no sea como antes. Y, cuando esto sucede, envejecemos más rápidamente.

¿Por qué nos salen más arrugas, tenemos más cansancio general y la depresión va en aumento?

Ya vivíamos en una sociedad que iba muy de prisa. Estábamos en el ciclo fatídico (trabajo-deudas a pagar-trabajo),  Y llegó la temporada de temor, estrés sobreañadido y enfermedad, en la cual el cuerpo ha tirado de reservas para mantener el correcto funcionamiento de los sistemas nervioso e inmunológico, y el control del metabolismo.

Para ello, necesita materias primas como zinc, cobre, magnesio y vitaminas E, A y C, además de proteínasaminoácidosgrasas saludables (omega 3) y carbohidratos de absorción lenta. Aparte de otros minerales, que por su sobreuso comienzan a escasear. Y entonces, el ADN no se puede replicar correctamente, no se forman células nuevas para reponer y aparece el daño o lesión celular. Todo esto va acompañado de disminución del descanso y de poca actividad deportiva y de ocio. Así comienza la catástrofe.

¿Como ralentizar e impedir el envejecimiento prematuro por estrés oxidativo?

No deben faltar los cinco minerales grandes:

Hierro, para la formación de hemoglobina y transporte de oxígeno, aparte de ser cofactor de reacciones químicas y del aumento del sistema inmunológico.

Zinc y cobre, para formar nuevas células para la salud de la piel, el pelo, el colágeno y la médula ósea, la salud inmunológica y el aumento de la testosterona y la hormona de crecimiento.

Magnesio: es bueno para el sistema óseo, funcionamiento de enzimas, crecimiento celular, control del potasio, equilibrio ácido básico, sistema inmunológico, absorción y mantenimiento de los niveles de calcio. Sin olvidar a su primo, el manganeso, con poderosa acción antioxidante, catalizador de reacciones bioquímicas enzimáticas y modulador de otros minerales.

Por otro lado, están los flavinoides y las vitaminas que no deben faltar. La E es antioxidante, reparadora anticancerígena antiinflamatoria. El retinol o vitamina A también es reparador antioxidante regenerador. La C es la reina del organismo. Sin ella morimos, literalmente, pues vigila todo lo que ocurre en el cuerpo, por lo que siempre está en déficit.

Todo esto va unido a una dieta con verduras, frutas, hortalizas, sin azúcar ni edulcorantes de ningún tipo de ningún tipo. Solo tomar el azúcar natural de los alimentos, y abundante pescado blanco o suplementación con omega.

Seguir leyendo fuente: El estrés pandémico ha acelerado el envejecimiento   Dr. Luis Montel Ramírez

“La nutrición óptima es la medicina del mañana” Dr. Linus Pauling.

 

Elena Casany Castells
VIDA SANA / BARCELONADOT