Vestager destaca la “seriedad y ambición” del Plan de Recuperación español en materia de transformación digital

  • La vicepresidenta de la Comisión Europea ha subrayado que España prevé destinar el 28% de los fondos Next Generation EU a su digitalización, ocho puntos por encima del mínimo exigido por Bruselas
  • “No hay vuelta atrás al mundo que conocíamos antes de la pandemia”, ha aseverado durante la inauguración de la segunda jornada de DigitalES Summit. “Una cosa es segura: no habrá recuperación sin tecnologías digitales”.
  • En la primera jornada de DigitalES Summit, la eurodiputada Pilar del Castillo instó a España a tramitar con celeridad la Ley General de Telecomunicaciones

La vicepresidenta y comisaria de Competencia de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, ha inaugurado la última jornada del congreso DigitalES Summit 2021, la gran cita anual del sector de la transformación digital. En su intervención, ha confirmado su apoyo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Ha destacado que España prevé destinar el 28% de la financiación que reciba del mecanismo Next Generation EU a la transformación digital del país, ocho puntos por encima del mínimo exigido por Bruselas a los estados miembros. “Esto demuestra la seriedad y ambición que estáis concediendo a la digitalización”, ha aseverado.

“No es sólo cuestión de dinero”, ha puntualizado Vestager, “sino también de hacer las reformas adecuadas”. La vicepresidenta de la Comisión Europea ha valorado positivamente también los 3.600 millones de euros presupuestados para la formación en competencias digitales, los 3.000 millones para la transformación digital de pymes y autónomos, la “excelente” red de fibra óptica en nuestro país y el grado de digitalización de nuestros servicios públicos. Asimismo, ha calificado de “pionera” la actuación del Gobierno en materia de protección de derechos en el ámbito digital.

Para Vestager, “no hay vuelta atrás al mundo que conocíamos antes de la pandemia. Al contrario, tecnologías emergentes como los objetos conectados, las innovaciones basadas en Inteligencia Artificial o la computación de alto rendimiento implican que lo digital jugará un papel todavía mayor en nuestras vidas y en la competitividad de nuestro continente”.

A continuación, ha repasado los grandes objetivos de Bruselas para la próxima década, recogidos en la llamada «Brújula Digital 2030», una comunicación que en nuestro país fue presentada por la asociación DigitalES el pasado 28 de mayo.

En concreto, la Brújula Digital europea establece que, para 2030, al menos el 80% de todos los adultos tendrá competencias digitales básicas y habrá veinte millones de especialistas en TIC en la UE, con más mujeres adoptando este tipo de profesiones.

En lo que respecta a las infraestructuras tecnológicas, todos los hogares de la UE tendrán conectividad de gigabit y todas las zonas pobladas estarán servidas por redes 5G; la producción de semiconductores de punta y sostenibles en Europa representará el 20% de la producción mundial (el doble que la actual); se desplegarán en la UE diez mil nodos externos muy seguros y climáticamente neutros; y en Europa deberemos disponer ya de un ordenador cuántico.

Para 2030, tres de cada cuatro empresas deberán utilizar servicios de computación en nube, macrodatos e inteligencia artificial; más del 90% de las pymes deberán alcanzar al menos un nivel básico de intensidad digital; y se duplicará el volumen de unicornios de la UE, que actualmente es de 122.

Por último, la Comisión Europea establece que, dentro de una década, todos los servicios públicos clave deberán estar disponibles en línea; y el 80% de los ciudadanos utilizarán una solución de identificación electrónica.

La ambición es construir una Europa digitalmente soberana en un mundo abierto e interconectado, y ejecutar políticas públicas en pro de un futuro digital centrado en el ser humano. Esa orientación humanística, junto con la fortaleza regulatoria europea, se constituyen como los grandes aspectos diferenciales de la UE. “Una cosa es segura: no habrá recuperación sin tecnologías digitales”, ha concluido Vestager.

 

Amplia presencia de las instituciones europeas en DigitalES Summit 2021

Las instituciones comunitarias han ocupado un papel muy relevante en esta edición del Summit, en línea con el carácter profundamente europeísta de DigitalES. La asociación forma parte de la patronal europea BusinessEurope, así como de su Digital Taskforce, y es miembro de la Digital Skills Coalition de la Comisión Europea. En este contexto, el pasado miércoles intervino Teresa Fábregas, directora del Grupo de Trabajo para la Recuperación y Resiliencia de la Comisión Europea, que calificó el plan español de recuperación de “muy completo”.

El miércoles, también fueron ponentes Michael Horgan, director de Políticas de Competencias y Cualificaciones de la Comisión Europea (DG Employment); y Pilar del Castillo, eurodiputada, presidenta del European Internet Forum y copresidenta del Intergrupo parlamentario de IA y Digital.

En su ‘keynote’, Pilar del Castillo remarcó que la digitalización es un fenómeno global e instó a “acelerar” las decisiones legislativas estratégicas que nos permitan “participar activamente en la economía de datos”. A este respecto, destacó el futuro Reglamento de gobernanza de datos propuesto por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE.

Del Castillo urgió también a España a completar la transposición del Código Europeo de Comunicaciones Electrónica. Esta Directiva actualizará la Ley General de Telecomunicaciones, cuya tramitación parlamentaria podría arrancar a la vuelta del verano con la aprobación del Anteproyecto de Ley en Consejo de Ministros, tal y como avanzó ayer en el Summit el secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, Roberto Sánchez.

Finalmente, ayer intervino David Blanchard, subdirector de la Unidad de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes de la Industria de la Comisión Europea (DG Grow), y hoy lo ha hecho Lorena Boix, directora de Sociedad Digital, Confianza y Ciberseguridad de la Comisión Europea (DG Connect). Boix ha subrayado la velocidad a la que se ha conseguido regular el Certificado COVID Digital, que entró en vigor el pasado 1 de julio, si bien 20 estados miembros ya lo habían implementado con anterioridad. Un ejemplo, a su juicio, de cómo la innovación disruptiva es el camino hacia la recuperación económica.