Saltar al contenido

Un paso más cerca de la Ley de Servicios Digitales

La Unión Europea está preparando una ley digital que limitará la influencia de las plataformas digitales como Google, Facebook o Amazon. Ahora el Parlamento Europeo acaba de aprobar su posición, que busca permitir que los usuarios tengan más control sobre los peligros a los que estan expuestos en línea.

La ley busca evitar que los consumidores sean cada vez más vulnerables ante la recopilación de datos o la publicidad personalizada. El objetivo de la ley es que si algo es ilegal en el mundo real lo sea también en el mundo en línea.

“Estamos tratando de hacer que el entorno en línea sea más seguro y más confiable para los usuarios cuando hablan de política, para las personas que compran cosas, para las empresas que utilizan las plataformas para llegar a otras empresas y para los derechos fundamentales. Así que queremos dar a los usuarios de plataformas más derechos en las plataformas”, ha asegurado la eurodiputada de los socialdemócratas, Christel Schaldemose.

La ley de servicios digitales actualizará la directiva de comercio electrónico en pie desde el año 2000. En ese momento, Facebook ni siquiera existía. La legislación le dará a la UE la capacidad de borrar contenido que muestre discurso de odio, desinformación o productos falsificados.

Los usuarios también podrán bloquear los anuncios personalizados. Las plataformas enfrentarán multas si no actúan para proteger a sus clientes. Pero los críticos creen que hay las suficientes lagunas en el texto para que se pueda abusar de ellas para limitar la libertad de expresión.

Desde mi punto de vista, el principal problema son las órdenes de eliminación transfronterizas que podrían conducir a la eliminación de contenido totalmente legal en un país solo por decisión de otro. Esto es particularmente peligroso en la actual crisis del Estado de Derecho, donde algunos de los estados miembros están retrocediendo hacia el autoritarismo. Utilizar esta herramienta para limitar la libertad de expresión es inaceptable y definitivamente no nos ayudará a crear un mercado único digital más fluido”, cree el eurodiputado de Los Verdes Mikuláš Peksa.

Ahora empiezan las negociaciones entre el Parlamento y los Estados miembros para acordar un texto común y, tras una votación definitiva, la ley entrara en vigor en los 27 Estados miembros.