Proyecto Q* de OpenAI: Un Avance en Inteligencia Artificial con Posibles Riesgos para la Humanidad
FOTO: 20 MINUTOS

El Proyecto Q* de OpenAI ha generado un intenso debate en el ámbito de la inteligencia artificial (IA) por su potencial para ser un gran avance en la búsqueda de la inteligencia artificial general (AGI), pero también por los riesgos que podría representar para la humanidad.

OpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, ha definido la AGI como sistemas autónomos que superan a los humanos en la mayoría de las tareas económicamente valiosas. Esta definición subraya la ambición de la startup de crear sistemas de IA que no solo sean competentes en tareas específicas, sino que también posean la capacidad de aprender y ejecutar una amplia gama de actividades, similar a la inteligencia humana.

El contexto reciente en OpenAI ha sido turbulento. Sam Altman, después de haber sido despedido abruptamente como CEO, fue restituido a raíz de la presión de inversores y empleados. Esta decisión se relaciona con la preocupación sobre cómo se estaba gestionando el Proyecto Q*. Reuters reveló que investigadores de OpenAI escribieron una carta alertando sobre los peligros potenciales de este proyecto, preocupados por una posible comercialización prematura de la tecnología sin comprender completamente sus consecuencias.

Q*, según las fuentes, ha demostrado capacidades en resolver problemas matemáticos a un nivel comparable al de estudiantes de primaria. Este avance es significativo porque las matemáticas representan una frontera en el desarrollo de la IA generativa. A diferencia de las tareas de lenguaje, donde existen múltiples respuestas correctas, las matemáticas tienen soluciones únicas, lo que implica un razonamiento más riguroso y lógico por parte de la IA.

Los temores sobre Q* y AGI en general surgen de la posibilidad de que estas tecnologías se conviertan en sistemas demasiado inteligentes y autónomos, lo que podría llevar a situaciones en las que la IA actúe de manera impredecible o incluso contraria a los intereses humanos. Stephen Hawking y Elon Musk han expresado preocupaciones similares en el pasado, advirtiendo sobre los riesgos de una IA avanzada que podría rediseñarse a sí misma, superando las capacidades humanas.

A pesar de estos temores, la llegada de una AGI eficaz también tiene implicaciones positivas, como la posibilidad de superar a los humanos en tareas y trabajos, lo que podría llevar a avances significativos en varios campos. Sin embargo, esto también plantea cuestiones sobre el futuro del empleo humano y la ética en el desarrollo de IA.

En resumen, el Proyecto Q* de OpenAI es un desarrollo prometedor en el campo de la IA, pero viene acompañado de importantes cuestiones éticas y de seguridad. Mientras la tecnología avanza hacia la realización de AGI, es crucial considerar cuidadosamente los posibles impactos y riesgos asociados con estas poderosas herramientas.

*** Información extraída del artículo original: «Qué es el proyecto Q* de OpenAI, la inteligencia artificial que ‘supone un riesgo para la humanidad'», publicado en 20minutos.es.***

. . . .

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio