Nueva movilidad: el coche particular debe ser destronado

Movilidad. Viejas ciudades, nueva movilidad: el coche particular debe ser destronado

Antes del virus, el transporte en las grandes urbes avanzaba hacia un nuevo modelo, en el que los datos se codeaban en importancia con los vehículos. La pandemia ha sacudido el tablero de juego, pero no las grandes tendencias.

Jse levanta con el tiempo justo para llegar a la primera reunión de trabajo del día. Pide un taxi por el móvil mientras toma el último sorbo de café. Tras la jornada de mañana, y aprovechando que hace muy bueno, utiliza un patinete eléctrico para llegar al restaurante donde ha quedado con un amigo. Vuelve a la oficina en bicicleta —no había ningún carsharing a mano— y, al acabar el día, se decide a regresar a casa con un VTC, que en ese momento está a buen precio por la baja demanda.

Un día cualquiera de una persona cualquiera puede suponer muchas decisiones de movilidad, utilizando varios medios de transporte sin tener la propiedad de ninguno. También es un reguero de intercambio de datos, y en el siglo XXI los datos son muy útiles. Recogidos por sensores, interpretados por máquinas, gestionados en la nube y puestos al servicio de…

Sigue leyendo el original y escucha el interesante audio en RETINA