Microsoft usará energía nuclear para alimentar su IA
FOTO: WIRED

Microsoft, liderado por Satya Nadella, está tomando medidas audaces hacia un futuro donde la inteligencia artificial (IA) será alimentada por energía nuclear. En un esfuerzo por satisfacer la creciente demanda energética de sus proyectos tecnológicos, incluido el entrenamiento de IA y el procesamiento de datos en la nube, la compañía ha publicado una vacante para un experto en tecnología nuclear que dirigirá el desarrollo de reactores modulares pequeños (SMR).

Estos SMR, conocidos como reactores de cuarta generación, representan una alternativa más limpia y sostenible a los métodos tradicionales de generación de energía. Funcionan mediante la fisión nuclear, donde un átomo se divide para liberar energía, que luego se convierte en electricidad. Estos reactores no solo son más eficientes sino que también reducen significativamente la huella de carbono, al no emitir CO2.

El ambicioso plan de Microsoft tiene implicaciones profundas tanto en el ámbito energético como en el tecnológico. Los centros de datos, fundamentales para el funcionamiento de servicios como Microsoft Cloud y el programa de IA, consumirán energía proveniente de estos reactores. Esto no solo promete una fuente de energía más limpia sino también una capacidad de funcionamiento más eficiente y segura.

El gigante tecnológico no solo busca alimentar su propia infraestructura con energía nuclear, sino también impulsar una era de innovación sin precedentes. La colaboración con OpenAI y el desarrollo continuo de tecnologías como ChatGPT son solo una muestra del compromiso de Microsoft con un futuro donde la tecnología y la sostenibilidad van de la mano.

Bill Gates, fundador de Microsoft y presidente de TerraPower, una empresa dedicada a la investigación en energías limpias, ha sido un defensor de la energía nuclear durante mucho tiempo. La visión de Gates, junto con la dirección estratégica de Nadella, coloca a Microsoft en la vanguardia de una revolución tecnológica y energética, buscando no solo avanzar en sus capacidades de IA sino también contribuir positivamente al desafío del cambio climático.

Información extractada del artículo original publicado en Wired

Enlace al artículo

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio