Menores Entrenando Inteligencia Artificial: Una Mirada a la Realidad Oculta
FOTO: WIRED

El artículo de Wired explora cómo menores de edad como Hassan, un joven de 15 años de Burewala, Pakistán, están involucrados en el entrenamiento de algoritmos de inteligencia artificial (IA). Durante los confinamientos de Covid-19, Hassan se convirtió en un trabajador a distancia en la cadena de suministro de IA, ganando entre 1 y 2 dólares por hora en la plataforma de crowdsourcing Toloka, superando el salario mínimo nacional. Este fenómeno no es único en Pakistán; se ha observado en Kenia y otras partes del mundo.

La IA a menudo se percibe como una tecnología autónoma, pero detrás de ella hay un trabajo humano considerable. Las tareas incluyen el etiquetado de datos, desde identificar imágenes simples hasta moderar contenido potencialmente nocivo. Estas tareas, subcontratadas a través de plataformas como Toloka, Appen, Clickworker, Teemwork.AI y OneForma, son esenciales para el desarrollo de la IA.

Sin embargo, muchos trabajadores en estas plataformas son menores de edad. A pesar de las restricciones de edad, los adolescentes como Hassan eluden los controles usando datos de adultos familiares. Estos jóvenes a menudo enfrentan contenidos inapropiados para su edad, incluyendo moderación de contenido violento o sexual. Las implicaciones éticas y psicológicas de este trabajo son significativas, con efectos duraderos en la salud mental de estos jóvenes trabajadores.

Las plataformas de crowdsourcing se han vuelto populares en regiones con salarios bajos, ofreciendo ingresos por tareas que van desde unos pocos céntimos hasta algunos dólares. Aunque proporcionan una fuente de ingresos, la naturaleza del trabajo es a menudo precaria y mal remunerada, llevando a situaciones descritas como «servidumbre digital». Además, el trabajo en estas plataformas puede ser monótono y desafiante, con formaciones no remuneradas y tareas escasas.

El crecimiento del sector de etiquetado y recopilación de datos se estima en más de 17.100 millones de dólares para 2030. A pesar de este crecimiento, la naturaleza descentralizada de Internet ha creado un sistema donde la fuerza laboral es prácticamente invisible, operando bajo diferentes normas o ninguna. Esto incluye el uso de trabajadores infantiles en la industria del crowdsourcing, especialmente en los servicios de resolución de captchas.

Este fenómeno global no solo afecta a Asia, sino también a regiones de América Latina, donde los menores eluden los controles de edad para unirse a estas plataformas. La situación en Venezuela es particularmente notoria, con familias enteras compartiendo cuentas para completar tareas.

Los expertos advierten sobre las implicaciones éticas de este modelo de trabajo. Las bajas remuneraciones y la unidireccionalidad del flujo de beneficios -del Sur global al Norte global- plantean preocupaciones sobre un nuevo tipo de colonialismo digital. Mientras tanto, Hassan y otros jóvenes como él continúan trabajando en estas plataformas, enfrentando desafíos económicos y morales.

En resumen

Los menores de edad, en regiones como Pakistán y Kenia, están involucrados en el entrenamiento de algoritmos de IA a través de plataformas de crowdsourcing, enfrentando tareas éticamente cuestionables y condiciones de trabajo precarias. Este fenómeno global plantea preocupaciones sobre un nuevo colonialismo digital y la invisibilidad de la mano de obra en la industria de la IA.

*** Información extraída del artículo original: Menores de Edad Están Entrenando la Inteligencia Artificial, publicado en Wired***

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio