Saltar al contenido

Los fondos Next Generation EU no están cumpliendo las expectativas

  • por

El Consejo Europeo aprobó el 21 de junio de 2020 la creación del programa Next Generation EU (NGEU), que representaba el mayor instrumento de estímulo económico jamás financiado por la Unión Europea. Era la primera vez que la UE se endeudaba para financiar un fondo de ayuda, en este caso destinado a dar respuesta a los negativos efectos de la crisis generada por el Covid-19.

La inversión total aprobada del programa Next Generation fue de 750.000 millones de euros. De estos, a España se le concedieron 140.000 millones de euros entre 2021 y 2026, cifra que representaba más del 11% de su PIB. De estos 140.000 millones, 72.000 millones de euros se concederían en forma de transferencias para ayudas directas no reembolsables y el resto, hasta llegar a los 140.000 millones, en forma de préstamos.

Según manifestó la Unión Europea en 2020, Next Generation EU tenía como objetivo responder de manera conjunta y coordinada a una de las peores crisis sociales y económicas de la historia y contribuir a reparar los daños causados por la pandemia. Estos fondos se deberían destinar a construir una Europa más ecológica, más digital y más resiliente a los cambios y retos del futuro. La recuperación se debía basar en tres grandes pilares, la transición digital, la transición ecológica y la formación de trabajadores y estudiantes para adaptarse a las nuevas demandas.

Después de la excelente noticia de que la UE había respondido de forma rápida y unitaria, si bien con algunas discrepancias por parte de algunos países, los denominados “frugales” empezaron a surgir una serie de dudas sobre la asignación real y gestión de esos fondos. Algunas de las cuestiones que se suscitaban tenían que ver con cómo llegarían estos fondos de forma real a las empresas y, especialmente a las pymes. Otra cuestión que se planteó tenía que ver con la capacidad de gestión de las administraciones para asignar unos recursos muy superiores a los que estaban acostumbrados a gestionar y, además, en un corto espacio de tiempo. En el caso de España, también se cuestionaba cómo se repartirían la totalidad de los fondos entre las distintas autonomías, así como cuál sería el papel del sector público en el reparto de los fondos. Para ordenar el reparto de gran parte de los 140.000 millones asignados se crearon los PERTE (planes estratégicos para la recuperación y transformación económica). Hasta el momento se han aprobado 11 PERTE, aunque en la mayoría de ellos no se han materializado las convocatorias….

(Clip 300 palabras)
Lee la noticia completa original en CATALUNYAPRESS


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.

 

 




Otros artículos de interés