Saltar al contenido

Las empresas digitales que triunfaron en la pandemia se hunden por el temor a la crisis

  • por

Netflix, Zoom, Paypal o Peloton han perdido todo el valor bursátil acumulado por la explosión de su negocio durante los confinamientos ante las dudas de los inversores sobre si podrán resistir un período de recesión

El contexto pandémico fue económicamente ideal para el sector digital. Sus empresas tenían la estructura perfecta para adaptarse al teletrabajo, mientras que la virtualización del ocio, los estudios y el empleo forzada por los confinamientos disparó su negocio como nunca antes. Dos años después, casi todas las empresas que multiplicaron su valor en bolsa durante la pandemia lo han perdido, hundidas por no poder mantener ese ritmo de beneficios sumado al temor de los inversores de que no puedan sobrevivir a una posible recesión.

Hay casos de todo tipo. Uno extremo es, por ejemplo, el de Peloton. Desde 2012 se centra en el alquiler de bicicletas estáticas conectadas a Internet, junto con una suscripción para dar clases de spinning o hacer rutas ciclistas desde casa. La compañía se fue expandiendo y, poco a poco, llegaron las cintas de correr y otro equipamiento deportivo para entrenar de forma remota. Un modelo de negocio que el coronavirus convirtió en una auténtica mina de oro.

El 1 de marzo de 2020, la empresa valía unos 8.500 millones de dólares en bolsa. Ocho meses después, casi 55.000 millones. Hoy vale un 95% menos, tras hacer una serie de inversiones para adaptarse a la demanda de la pandemia que ahora no sabe si podrá rentabilizar por la huida de los inversores. Mientras luchaba por encontrar una estabilidad tras la situación excepcional del coronavirus, los vientos de recesión y la descapitalización del mercado la han puesto al borde del abismo.

Pero Peloton no está sola. Su situación la padecen muchas otras que, de un trimestre para otro, han dejado de ser las niñas bonitas de los inversores tras sufrir una lógica caída de los beneficios derivada del fin de los confinamientos. Es el caso de Zoom, amada por unos por conectarles con sus seres queridos durante los confinamientos y odiada por otros que de un día para otro pasaron a consumir su día (y su energía) en videollamadas, que también está pasando dificultades….

(Clip 300 palabras)
Lee la noticia completa original en ELDIARIO.ES


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.

 

 




Otros artículos de interés