Saltar al contenido

Las dos diferencias principales entre religión y ciencia (y lo único que tienen en común)

  • por

El astrofísico de Harvard Avi Loeb repasa en su columna las claves para llegar a descubrimientos científicos originales y las diferencias y similitudes de este proceso con la fe religiosa

La espiritualidad y las fronteras de la ciencia tienen algo en común: ambas exploran lo desconocido. No es una tarea fácil. Es mucho más reconfortante explorar lo que se conoce. Lo sabemos todo sobre la materia ordinaria que forma las estrellas luminosas, pero algunos científicos buscan la materia oscura sin conocer su naturaleza. No sabemos si hay extraterrestres conscientes, pero algunos científicos los buscan.

En la ciencia, las pruebas fiables deben ser cuantitativas, reproducibles y recogidas por instrumentos totalmente calibrados y bajo control. Sin embargo, la espiritualidad gira en torno a la experiencia humana y no depende de la instrumentación como mediadora de las revelaciones

Lo desconocido conlleva riesgos existenciales. Pero dado que vivimos durante tan poco tiempo, menos de una parte en cien millones de la historia cósmica, la elección fundamental es entre vivir una vida cómoda y predecible o trazar un camino no recorrido con el atisbo de esperanza de que ofrezca nuevas revelaciones. Todo lo que se descubra en el camino no transitado será nuestro. Como cantaba Frank Sinatra: “Y ahora el final está cerca/ y así que me enfrento a ese último telón / Amigo mío, lo diré sin rodeos / Hablaré mi caso, del cual puedo hablar con certeza / He vivido una vida plena / Viajé por todas y cada una de las autopistas / Y más, mucho más que esto / Lo hice, lo hice a mi manera”.

Hay dos diferencias fundamentales entre la espiritualidad y la ciencia. Mientras que la espiritualidad se guía por una experiencia personal, la ciencia se guía por una experiencia universal. En la primera, la interacción única entre el individuo y el mundo dicta el resultado, mientras que en la segunda es una realización que puede ser compartida por todos los científicos por igual. Mientras que la experiencia espiritual es fresca y única para un individuo, la experiencia científica es universalmente compartida por todos los científicos una vez descubierta. El diálogo con Dios es una experiencia “Yo y Tú” única para el individuo, en la filosofía existencial de Martin Buber. La curvatura de la luz por los cúmulos de galaxias implica la presencia de materia oscura para todos los científicos que adoptan la teoría de la gravedad de Albert Einstein.

Otra diferencia tiene que ver con la naturaleza de las pruebas. En la ciencia, las pruebas fiables deben ser cuantitativas, reproducibles y recogidas por instrumentos totalmente calibrados y bajo control. Sin embargo, la espiritualidad gira en torno a la experiencia humana y no depende de la instrumentación como mediadora de las revelaciones…

(Recorte de prensa / Clipping)
Continúa leyendo la noticia completa original de este recorte en EL CONFIDENCIAL


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.

 

 




Otros artículos de interés