Saltar al contenido

La ministra Diana Morant reivindica un modelo de “autoexigencia” en los organismos públicos de I+D+I para acabar con las barreras de género

  • por
  • La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha presidido el pleno del Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación (OMCI)
  • Durante la reunión, Morant ha hecho un balance de las acciones implementadas desde el OMCI en materia de igualdad y de los retos que quedan por abordar
  • El OMCI es un organismo interministerial del Gobierno de España que trabaja por una igualdad de género real y efectiva en el sistema científico, tecnológico e innovador español

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha presidido este lunes el pleno del Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación (OMCI), un organismo interministerial del Gobierno de España que trabaja por una igualdad de género real y efectiva en el sistema científico, tecnológico e innovador español. Durante el encuentro, Morant ha reivindicado un modelo de “autoexigencia” dentro de los organismos públicos de investigación y de financiación para asegurar un cumplimiento “ejemplar” de los planes de igualdad y los protocolos frente al acoso sexual o por razones de sexo.

“Solo cumpliendo estrictamente con nuestros planes de igualdad y nuestros protocolos frente al acoso sexual o por razón de sexo estaremos dando respuesta a miles de investigadoras que encuentran dificultades para alcanzar un desarrollo profesional pleno por el mero hecho de ser mujeres”, ha defendido Morant durante el pleno, en el que ha hecho un balance de las acciones impulsadas desde el OMCI en el último año para combatir las barreras de género.

“Desde que el Observatorio aprobó su programa de trabajo, ahora hace algo más de un año, hemos puesto en marcha diversas acciones. Por ejemplo, hemos publicado un estudio pionero en España sobre la situación de las jóvenes investigadoras de nuestro país; hemos lanzado la iniciativa ‘Científicas e Innovadoras’ que anualmente visibilizará a destacadas investigadoras e innovadoras y estamos ultimando el Real Decreto de creación del Distintivo de Igualdad de género en I+D+I, que permitirá reconocer la excelencia en igualdad en los centros de investigación”, ha detallado Morant, quien ha destacado, no obstante, que aún queda trabajo por hacer para acabar con las barreras de género en el sistema de ciencia e innovación.

En concreto, ha señalado que “uno de los retos que tenemos por delante es el de sumar el talento de las mujeres a la transformación de nuestro país, que no será efectiva ni justa sin la aportación de la mitad de la población”. “También es tarea nuestra exponer a la sociedad una radiografía clara y rigurosa sobre la situación de la mujer en el sistema de la ciencia y la innovación”, ha añadido.

Para cumplir este último objetivo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), el Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial han presentado durante la reunión un diagnóstico de la situación de la igualdad de género en sus instituciones. El objetivo de estos informes es explorar e identificar obstáculos visibles e invisibles para proponer medidas clave que contribuyan a avanzar en una igualdad real para las investigadoras e innovadoras de nuestro país.

Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación

El OMCI es un órgano interministerial responsable de analizar y realizar el seguimiento y medición de los impactos sobre la situación de las mujeres en el ámbito de la investigación, el desarrollo y la innovación; fomentar la realización de políticas públicas y de actuaciones de igualdad de género, y promover la mejora de la situación de las mujeres en el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación. Se constituyó en enero de 2019, está regulado por Real Decreto 938/2020 de 27 de octubre y su fin último es avanzar hacia la igualdad de género en el sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación, en sus dos vertientes, la presencia equilibrada de mujeres y hombres en todos los ámbitos y niveles; y la integración de la perspectiva de género en los proyectos de I+D+i.

El OMCI, además de estar presidido por la ministra de Ciencia e Innovación, cuenta entre sus vocalías con representantes de los Ministerios de Defensa; Educación y Formación Profesional; Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Trabajo y Economía Social; Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; Hacienda y Función Pública; Asuntos Económicos y Transformación Digital; Sanidad; Igualdad y Universidades; así como de los Organismos Públicos de Investigación en turno rotativo, la Agencia Estatal de Investigación y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, la Unidad de Mujeres y Ciencia y el Instituto de las Mujeres. Además, cuenta con el apoyo de más de 100 expertos y expertas, a través de las comisiones permanentes y grupos de trabajo del Observatorio.

En el pleno celebrado este lunes se han aprobado las líneas prioritarias del programa de trabajo de la OMCI para el próximo año, entre las que se encuentran la publicación del informe “Mujeres e Innovación 2022”; la actualización de la plataforma “Científicas e Innovadoras” para visibilizar la figura y la contribución de las mujeres premiadas y destacadas en 2021, e inspirar así las vocaciones de las niñas; y la implementación de un sistema de estadísticas de igualdad que facilite el seguimiento del OMCI.

También se impulsará la creación de una plataforma que acoja la red de comisiones y grupos de trabajo del Observatorio, incluidos responsables de igualdad de instituciones, entidades y asociaciones de ciencia, tecnología y/o innovación, y personas expertas en este ámbito. Además, se avanzará en el diseño de nuevas medidas que refuercen la integración de la dimensión de género en los proyectos de I+D+I para garantizar que sus resultados benefician por igual a mujeres y hombres.