Saltar al contenido

La Luna, nuevo emplazamiento para centros de datos

Comienzan a planificarse centros de datos ubicados en la Luna.

El planeta Tierra parece quedarse pequeño para la instalación de centros de datos. Así al menos le parece a Lonestar, una startup con sede en San Petersburgo que tiene planes para instalar centros de datos en la Luna, afirmando que ya tiene formalizados dos contratos para el envío de sus equipos a nuestro satélite natural.

Los servicios que prestarían esos data center lunares estaría dirigido a proporcionar apoyo mediante conexiones de banda ancha a misiones espaciales, proporcionando también servicios de computación perimetral que no ocasionarían impacto medioambiental.

Esta infraestructura sería complementaria a la de comunicaciones vía satélite de la que se valdrían tanto la industria aeroespacial como las misiones espaciales, puesto que la red orbital de satélites de comunicaciones no sería capaz de soportar las necesidades de centros de datos necesarios para las exigencias de las futuras misiones y la exploración espacial.

Lonestar es pionera en llevar la tecnología al espacio puesto que fue la encargada de colaborar con la Estación Espacial Internacional para la instalación en la misma de un servidor web que facilitase el trabajo a los habitantes de la misma. En ese sentido Lonestar ha anunciado la firma de sendos contratos con las empresas Intuitive Machines y Skycorp con las que llevará a cabo esta instalación de data centers en la Luna, donde se llevarán a cabo tanto las labores de almacenamiento como centro de datos como labores de edge computing.

El floreciente mercado aeroespacial

En las primeras misiones están contando con la financiación de fondos de capital riesgo interesados en la tecnología de servicios de almacenamiento de datos y acceso mediante banda ancha vía satélite a la industria aeroespacial, un mercado que se calcula en unos 200.000 millones de dólares.

Algunas de las preocupaciones que inciden en esta iniciativa tienen que ver con el respeto al medioambiente y las necesidades energéticas, además de la importancia de los datos almacenados. En ese sentido Chris Stott, fundador de Lonestar, defiende que el lugar ideal par almacenar los datos, unos de los capitales más valiosos en los últimos años, es la Luna.

En principio las primeras pruebas se ubicarán en la zona lunar del Océano de las Tormentas, donde llegarán las primeras sondas, ubicándose con posterioridad otras en el polo sur lunar a partir del próximo año.

Esta noticia se publicó originalmente en: SILICON.ES