CHUS BLASCO / Hoy, es imprescindible adquirir una educación económica y financiera

La celebración del Día de la Educación Financiera

Educar es más difícil que enseñar

El pasado 3 de octubre se celebró en España el II Día de la Educación Financiera. Por segundo año consecutivo, esta celebración promovida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España tiene como objetivo concienciar a los ciudadanos de la importancia de adquirir un adecuado nivel de cultura financiera en las diferentes etapas de la vida. Con motivo de esta jornada diferentes organismos públicos y privados han presentado estudios en los que se pone de manifiesto el déficit de conocimientos financieros de la población española. Numerosos medios de comunicación se hicieron eco de la iniciativa con un mensaje bastante similar entre ellos.

La necesidad de educación financiera

Leemos en “La necesidad del Día Internacional por la Educación Financiera”, que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la educación financiera es el proceso por el que “los consumidores mejoran su entendimiento de los productos, conceptos y riesgos financieros y, mediante información, instrucción y asesoramiento, desarrollan las habilidades y la confianza para llegar a ser más conscientes de los riesgos y las oportunidades financieras”. Es por ello que con la aplicación de este Plan se quiere impulsar la educación financiera en el sistema educativo español, porque según la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España, garantizará unos conocimientos adecuados para que las futuras generaciones sepan afrontar retos importantes “a la hora de planificar su ahorro para la jubilación y la cobertura de sus necesidades de salud”.

Educación financiera en la etapa escolar

Como parte de dicho Plan, la enseñanza financiera se imparte en algunos centros escolares de forma experimental. En El Euribor se cuela en las aulas leemos que el estudio promovido por el Instituto Aviva destaca que un 69% de los encuestados afirma que hubiera tomado decisiones financieras más responsables si hubiera recibido más educación sobre finanzas en la etapa escolar.

¿Liderando el cambio?

El diario económico Expansión se suma a la campaña en su artículo La banca se vuelca en la educación financiera. El autor del análisis afirma que “la globalización, la ingeniería financiera, los cambios demográficos y especialmente la innovación y la tecnología han puesto de relieve la necesidad de mejorar la educación financiera en general.” De modo que “el Banco de España lidera un cambio, junto a la CNMV y las entidades financieras, para revertir la situación”.

 

¿Podemos considerar el Plan definido por estas instituciones como realmente educativo?

No puedo evitar poner en duda los argumentos utilizados por los propulsores de la campaña para mejorar la educación financiera de los ciudadanos. En primer lugar, en cuanto a los retos identificados por Banco de España y la CNMV (planificar la jubilación y la cobertura de los planes de salud), porque es cuestionable que correspondan a las preocupaciones de la mayoría de ciudadanos. En cambio, es evidente que para los responsables públicos sí es importante trasladar responsabilidades sobre el ahorro, sobre todo mientras la hucha de las pensiones se sigue vaciando. En segundo lugar, en cuanto a que el conocimiento sobre conceptos financieros mejore las decisiones financieras que se toman. No hay que buscar mucho en la hemeroteca para encontrar sonoras pésimas decisiones referidas a inversiones fallidas o endeudamientos inasumibles por personas y entidades a las que no se les puede presumir precisamente que fueran ignorantes financieros. En tercer lugar, lo que me parece por lo menos cuestionable es el liderazgo de las instituciones que promueven esta celebración en cuanto a facilitar la educación financiera que los ciudadanos necesitan.

Primero, educación económica

El pasado 19 de abril, la “Plataforma per una Educació en Economia Crítica” presentó la campaña “Eduquem en una economia crítica i plural” dirigida a denunciar el Programa “Educació financera a les escoles de Catalunya” (EFEC) del Departament d’Ensenyament. El argumento de partida de la campaña es que es necesario no confundir la educación económica con la educación financiera. Dice la campaña: “Una educación crítica ha de estar vinculada a una educación política y social, es decir, a una buena educación que incluya las enseñanzas integradas necesarias para entender la sociedad en la que vivimos e impartida por el personal docente.”

No puedo estar más de acuerdo. En mi opinión, es muy importante contribuir a la educación de las personas en temas económicos y financieros. Pero la educación económica no lo es si no está relacionada con una educación política y social que ayude a los ciudadanos a entender que las decisiones económicas y políticas siempre están relacionadas. El dinero es la herramienta que va a permitir (o no) nuestro bienestar. Así que es importante cuestionarnos el objetivo del mensaje que se lanza desde las instituciones financieras. No son agentes neutros en esta ecuación, y no me parecen los más indicados para ejercer este papel educador.

 

“Educar es más difícil que enseñar, porque para enseñar Ud. precisa saber pero para educar se precisa ser.” Quino

Etiquetas: