Saltar al contenido

¿Hay una burbuja del ladrillo (virtual) en el metaverso?

Universos cibernéticos como Sandbox o Gamium atraen a empresas e inversores con terrenos limitados y posibilidades de monetización

A finales de octubre de 2021, la empresa entonces todavía conocida como Facebook puso la primera piedra digital de su futuro empresarial: el metaverso. Cambio de nombre, de identidad visual y -sin olvidar la mensajería y las redes- de estrategia. Según Mark Zuckerberg, el futuro de las relaciones sociales y de internet pasa por una nueva dimensión que aúna el mundo real con el virtual. No eran los primeros en llegar a este sector ni en apostar por él, pero sí han sido la primera compañía de peso en dar el paso, que impulsó a su competencia, las soluciones descentralizadas. Este interés repentino, unido al ruido que hace cada nueva especulación ligada al NFT, disparó la inversión en una tierra que se puede ver y visitar, pero no tocar.

El metaverso, en realidad, no descubre la pólvora, pero sí la introduce en la cadena de bloques. No es muy diferente del Second Life que nació hace ya casi dos décadas y por el que Gaspar Llamazares pedía el voto para Izquierda Unida en 2007. Y tanto uno como otro fueron en cierto modo adelantados a su tiempo, pero ni la tecnología ni los intereses de la población estaban aún ahí.

Detrás del cambio hay dos tecnologías que han despertado el interés del público y de las empresas. La cara visible, en todos los sentidos, es la realidad virtual. Cascos como Oculus Quest, también de Meta, dan la posibilidad de que los paseos por el metaverso sean en primera persona. Desde el punto de vista monetario, la llegada del blockchain y los NFT han facilitado la compra y la venta de artículos, bienes o experiencias, también entre particulares. Así, el NFT permite, entre otras cosas, que junto al ítem en cuestión se envíe un contrato inteligente vinculado o que un mismo usuario pueda utilizar estas compras en distintos ecosistemas. Las empresas ya no sólo están en el metaverso, sino que son en él. Pero para ser hay que estar….

(Clip 300 palabras)
Lee la noticia completa original en EL MUNDO


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.