¿Hablando con los muertos?

  • por

Una patente obtenida por Microsoft relacionada con el desarrollo de chatbots, y concretamente con la creación de un chatbot conversacional de una persona específica a partir de imágenes suyas, grabaciones, participación en redes sociales, correos electrónicos, cartas, etc., unida a la posible generación de un modelo bidimensional o tridimensional de la persona, ha sido rápidamente interpretada como un intento de crear «una forma de hablar con los muertos», y reportada como tal en varios sitios.

Para Microsoft, la referencia a una persona específica es sensiblemente más amplia, y puede corresponder, según se describe en la patente, a «una entidad pasada o presente (o una versión de la misma), como un amigo, un familiar, un conocido, una celebridad, un personaje de ficción, una figura histórica, una entidad aleatoria, etc.»

Hablamos de un tema recurrente en tecnología: en 2016, una tecnóloga rusa, Eugenia Kuyda, co-fundadora de la startup de inteligencia artificial Luka, especializada en el desarrollo de chatbots, intentó «reconstruir» a su amigo, en emprendedor Roman Mazurenko, fallecido en un atropello, a partir del enorme historial de conversaciones de mensajería instantánea que tenía con él. Antes, un conocido episodio de Black Mirror, «Be right back«, especulaba con la posibilidad de crear un robot completo al que se incorporaban todos los datos que la persona a la que pretendía sustituir había generado y almacenado a lo largo de su vida.

La idea de un «fantasma digital» de un ser querido…

Sigue leyendo el original en el Blog de Enrique Dans