Gestionar la complejidad

La complejidad exige entrenar nuestra autogestion: la capacidad de liderar y dirigir cuando todo cambia. Hemos de tener en cuenta tres focos de atención distintos que deberemos entrenar: 1) autoconocimiento de nosotros mismos, 2) relaciones con los demás (habilidad para empatizar) y 3) relaciones con un contexto que no deja de cambiar.

TRES CONSEJOS:

1.- Entrenar el foco interno: hacer prácticas de mindfulness

2.- Entrenar el foco en los demás: practicar con una persona de confianza para saber si interpretamos bien lo que siente

3.- Entrenar el foco en los sistemas: practicar con alguien a quien respetemos que nos ayude como mentor a ser mejores

Etiquetas: