Saltar al contenido

Europa quiere crear su propia criptomoneda del Euro, y Amazon va a ser clave para conseguirlo

  • por

¿Está haciendo bien el Banco Central Europeo en emitir un euro digital? Es más, ¿por qué Amazon puede que sirva de ayuda para ello?

Europa, así como otras economías a nivel mundial, ha visto cómo la aparición de nuevas opciones financieras llevan un tiempo restando protagonismo al modelo económico convencional. La mejor prueba de ello nos la muestran las criptomonedas. Estos activos, entre los cuales cabe hacer distinción especial al Bitcoin, se han convertido en alternativas muy interesantes a la hora de entender el modelo actual de mercado. En el contexto actual, una moneda de esta clase debería tender a incrementar su valor debido a su cuantía exacta debido a su algoritmo.

El Banco Central Europeo (BCE), el máximo órgano encargado de la política monetaria en Europa, es consciente de que la descentralización puede provocar importantes movimientos en el mundo. Por este motivo, está decidido a contrarrestar el efecto que este tipo de valores está teniendo en el mercado de las transacciones. Cabe recordar que, por ejemplo, Ethereum parece haber logrado reducir sus emisiones contaminantes en un 99%. ¿Podremos ver un euro digital en el corto o medio plazo? Este es el objetivo primordial.

Veamos cuáles son los movimientos que están produciéndose en esta materia, por qué puede ser posible disponer de esta tecnología en el futuro y, por supuesto, qué sentido tiene en unas circunstancias como las actuales. Veamos, además, qué pinta en el proyecto la colaboración de empresas de la talla de Amazon o Caixabank.

Europa se blinda frente al Bitcoin con la futura creación del euro digital

Curiosamente, una de las principales premisas de las criptomonedas radica en el anonimato, con todo lo que ello conlleva. Un futuro euro digital sería todo menos centralizado, por lo que parte de su atractivo se perdería. Aun así, desde el BCE siguen manteniendo su apuesta por este proyecto. Para ello, contarán con una serie de empresas colaboradoras con el objetivo de poder incorporar funciones clave para su potencial crecimiento en el mercado.

Entre las razones de su apuesta se argumenta que los pagos y transferencias digitales no paran de incrementarse con el paso de los años, dejando a un lado el sistema convencional de compraventa en efectivo. Bajo este modelo financiero, la presencia de esta tecnología, basada en el blockchain, podría popularizarse un método alternativo de pagos. Es aquí el momento en el que entra en juego de Amazon, de acuerdo con la información de Bitcoinist. Al parecer, la firma fundada por Jeff Bezos será la encargada de probar si el euro digital puede ser una alternativa interesante en el ecommerce.

Entre los objetivos que se manejan podría ser la capacidad del BCE para crear una stablecoin, es decir, una moneda virtual que estaría respaldada por el organismo y que tendría como principal característica el mantenimiento de un precio de cotización determinado. Se trata de una interesante opción para adaptarse a las nuevas corrientes en el mercado financiero, pero lo cierto es que aún presenta ciertas limitaciones debido a que no cumple una de las principales premisas del Bitcoin.

Habrá que esperar un tiempo para comprobar si esta tecnología puede tener un gran desarrollo en el medio plazo o si, por el contrario, aún es pronto para poder garantizar su efectividad. Es importante tener en cuenta que, para dar solvencia a la propuesta, lo primero que debería realizarse es el establecimiento de un número determinado de unidades en el mercado. Si esto falla, la especulación se apoderará de un activo de estas características. Al fin y al cabo, órganos como la Reserva Federal (FED por sus siglas en inglés) no han hecho más que imprimir dólares a mansalva desde hace unos años.

(Transcripción completa del original)
La publicación original de este artículo aparece en WEB 3.0


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.