¿Está la Tecnología Dañando Nuestros Cerebros?
FOTO: MEDIUM

El avance tecnológico y nuestra dependencia de él están afectando nuestras habilidades de pensamiento crítico y perjudicando nuestros cerebros. Este artículo explora si es posible detener este impacto negativo.

La tecnología actual ofrece gratificación instantánea a través de medios como las redes sociales, las compras en línea y las aplicaciones de citas. Anteriormente, la gratificación diferida requería un esfuerzo continuo y recompensas basadas en tareas realizadas, como memorizar versículos de la Biblia para recibir dulces. Hoy en día, nuestra capacidad de concentración y memoria no son lo que solían ser debido a este cambio en la forma en que obtenemos gratificación.

Impactos de la Tecnología en el Cerebro:

  1. Dopamina Ilimitada: La dopamina, un neurotransmisor que nos hace sentir bien, está siendo accesada con frecuencia debido a la gratificación instantánea que ofrece la tecnología. El uso excesivo de redes sociales y plataformas en línea ha llevado a formar adicciones, con un promedio de 6 horas diarias en línea, de las cuales 2.5 horas se pasan en redes sociales.
  2. El Efecto Google: La capacidad de buscar información rápidamente ha llevado a depender de Google para retener información. Antes aprendíamos memorizando información, pero ahora somos más eficientes en saber dónde encontrar respuestas que en recordarlas nosotros mismos.
  3. Demencia Digital: El uso excesivo de pantallas durante los años de desarrollo del cerebro puede incrementar el riesgo de Alzheimer y demencia en la adultez. Se ha encontrado que el uso excesivo de redes sociales y tecnología durante la juventud puede llevar a signos tempranos de deterioro cognitivo.

Para contrarrestar estos efectos negativos, es importante incentivar el trabajo cerebral y la gratificación diferida. Esto puede lograrse mediante actividades que requieran esfuerzo y retrasen la recompensa, como hacer tareas o leer antes de permitirse tiempo de pantalla. Además, es esencial mantenerse mentalmente activo, participando en actividades que requieran procesamiento de información, como resolver rompecabezas o aprender un idioma.

Conclusión: La tecnología tiene tanto aspectos positivos como negativos. Aunque se utiliza para el bien cada día, hay una clara distinción entre la tecnología que nos ayuda y la que nos perjudica. Es crucial equilibrar el uso de la tecnología con actividades que estimulen y ejerciten el cerebro para mitigar los efectos negativos.


*** Información extraída del artículo original: «Is technology harming our brains?», publicado en UX Collective***

.

.

.

.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio