En marcha 42 Barcelona, el campus de programación más innovador

  • por

En el segundo semestre del 2021 abrirá 42 Barcelona, el campus de programación más innovador del mundo, en el Parque Tecnológico de Barcelona Activa, con un espacio de 1.622 metros cuadrados y capacidad para 600 estudiantes. El modelo 42 tiene más de veinte campus por todo el mundo, en los que forma a los profesionales digitales del futuro para un mercado laboral cambiante. Este campus se pone en marcha gracias a la iniciativa de Fundación Telefónica en colaboración con el Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat y con el Ayuntamiento a través de Barcelona Activa.

Para ser admitido en el campus 42 Barcelona no se requieren conocimientos técnicos previos ni titulación de ningún tipo, y es gratuito. Hay que tener más de 18 años, ganas de aprender, actitud y perseverancia. Para acceder habrá que superar dos fases:

  • un test de inscripción en línea
  • un periodo presencial de 26 días

Con 42 Barcelona se quiere dar respuesta a las necesidades del mercado laboral y preparar a la sociedad para formar a futuros programadores y profesionales digitales cualificados en la ciudad y captar talento tecnológico.

En Barcelona, entre el 2017 y el 2019 la demanda de perfiles digitales se ha incrementado un 80 %, y la oferta un 30 %. Además, a pesar de la crisis causada por la COVID-19, en el sector de la información y las comunicaciones han aumentado los puestos de trabajo con un crecimiento interanual del 1,6 % durante este tercer trimestre.

El modelo 42

La escuela 42 se fundó en el 2013 en París, cuando la industria de la tecnología informática se vio afectada por una gran falta de programadores. Ahora se encuentra en más de veinte países, como Bélgica, Marruecos, Finlandia, Rusia, Brasil o Japón.

Este modelo ofrece oportunidades laborales en tecnologías como la ciberseguridad, los datos masivos, la inteligencia artificial, la cadena de bloques o el internet de las cosas, entre otras, a través de un método basado en el aprendizaje entre iguales, la ludificación y el autoaprendizaje. Además, prepara al estudiante en aptitudes y competencias transversales como el esfuerzo, la tolerancia a la frustración, la capacidad de superación, la resolución de problemas, la flexibilidad cognitiva o el trabajo en equipo.

Más Información