El teletrabajo, ¿la solución a la pandemia?

En Alemania, el teletrabajo ha ayudado a frenar la curva de contagios. En Portugal trabajar desde casa se ha vuelto obligatorio y en Francia el gobierno ha propuesto penalizar a las empresas que no lo garanticen.

¿Pero es el teletrabajo la forma más eficaz de acabar con la propagación del virus? Probablemente sí, pero tiene sus costes. “Hemos visto un aumento del 630% de los ciberataques durante 2020 en las nubes públicas y en las nubes de empresas, lo que muestra que los atacantes se han aprovechado de la nueva situación”, asegura el director de la empresa de ciberseguridad Oxibox, François Esnol-Feugeas.

Sin embargo, uno de los principales problemas es que la connexión a Internet no tiene la misma potencia en toda Europa. Además, no todos los trabajadores pueden teletrabajar.

Pero, ¿puede la Comisión Europea imponer medidas para toda la Unión Europea? “No hay normas europeas sobre teletrabajo, como ustedes saben, las medidas de seguridad sanitaria son responsabilidad de los estados miembros”, explica el portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer.

Europa y el mundo se enfrentan a una situación completamente nueva. ¿Debería sacrificarse la seguridad de los datos en nombre de la salud pública? “El último desafío es la identificación del trabajador remoto. La capacidad de controlar la identidad y quién accede a los sistemas informáticos de forma remota”, cree Esnol-Feugeas.

La Comisión ha propuesto un marco para una identidad digital europea que estará disponible para todos los ciudadanos de la UE. Los Estados miembros ofrecerán a los ciudadanos y a las empresas carteras digitales que podrán vincular a sus identidades digitales nacionales con pruebas de otros documentos personales, como un permiso de conducir. Estas carteras podran ser proporcionadas por autoridades públicas o por entidades privadas.

Sin embargo aún queda mucho por hacer para que el teletrabajo cumpla con todas las garantias.




Otros artículos de interés