CHUS BLASCO / El principio de un nuevo comienzo en management

Frederic Laloux empieza la conferencia en Barcelona sobre su fantástico libro Reinventar las organizaciones con una imagen de Aristóteles. Nos explica que en el año 350 a.c. el filósofo griego escribió en un tratado que las mujeres tienen menos dientes que los hombres, y que a pesar de que hoy sabemos que es una barbaridad, el mundo occidental lo creyó a ciegas durante casi dos mil años… hasta que un día a alguien se le ocurrió una idea revolucionaria: “¡Vamos a contarlos!”. Con esta anécdota, Laloux nos propone poner a prueba muchas de las hipótesis que damos por supuestas en relación a nuestra forma de pensar, en particular sobre las organizaciones.

El pasado mes de julio, ya hablamos de innovación en management, y de cómo Gary Hamel nos propone reinventarlo, para poder resolver los problemas complejos a los que nos enfrentamos en el siglo XXI. Laloux también nos habla de complejidad. Su enfoque se basa en la necesidad de comprender que en el mundo no hay ningún sistema complejo que funcione con una estructura piramidal. En un mundo de baja complejidad, la pirámide funciona más o menos bien, pero cuando el mundo se vuelve complejo, la pirámide deja de ser adecuada. Así que muchos de los procesos básicos de las empresas se tienen que cambiar.

¿Es posible diseñar un modelo organizativo donde el trabajo llene y tenga significado?

La respuesta es que SI. El libro es el resultado de tres años de investigación de Laloux sobre doce empresas de distintos sectores de distintos países, que no se conocen entre ellas y que han aplicado métodos de management radicalmente diferentes a los que conocemos, y extraordinariamente similares entre sí. Son una muestra de la alternativa a las estructuras organizacionales heredadas de hace 100 años y que ya no nos sirven. Sin ir más lejos, la naturaleza nos da ejemplos de mecanismos de coordinación mucho más poderosos que la pirámide. Es la metáfora que utiliza Laloux para transmitir el mensaje de cómo son estas empresas: organizaciones que funcionan como seres vivos, y no como máquinas.

Pero Laloux admite que no es una idea fácil de comprender. Nos tenemos que reprogramar para entender que en el mundo no existe ningún sistema complejo que funcione con una estructura piramidal.

¿Cómo son estas empresas?

Las tres innovaciones destacables son la autogestión, la plenitud y el propósito.

Autogestión (self-management)

Necesitamos estructuras y mecanismos de coordinación, pero no necesitamos una jerarquía. Así que hay que reemplazar la estructura organizacional por otros mecanismos. Pero no se trata solo de eliminar la estructura y ya está, porque todos sabemos que el consenso no funciona nada bien en la toma de decisiones. Estas organizaciones han puesto en marcha distintos mecanismos para la toma de decisiones, gestionar sus reuniones, los sistemas de compensación e incentivos… de forma que, al no existir una jerarquía de poder, aparecen muchas jerarquías naturales.

Plenitud

En la mayoría de las empresas, hay una fuerza que provoca que no nos mostremos tal como somos realmente. Por diversos motivos, sentimos que tenemos que ir con máscara. Laloux nos cuenta como en estas empresas en las que las personas pueden mostrarse en plenitud en el trabajo ocurren cosas impresionantes. Pero previamente la organización debe crear un “espacio seguro” para que nos podamos mostrar tal como somos.

Propósito evolutivo

El management actual viene de la visión, la predicción, la estrategia y la ejecución, aunque realmente sólo tiene sentido si concebimos la empresa como una máquina. La empresa es un organismo vivo con una energía propia que quiere manifestarse en el mundo. Hay que escuchar para ver hacia dónde quiere ir la empresa, las personas que van en ella… Ninguna de estas empresas tiene un Plan estratégico, que acaba dando como resultado un falso sentido de seguridad; en ellas, de alguna forma, están haciendo el Plan cada día.

Una lectura imprescindible para soñar un futuro distinto

Al finalizar la charla, se inició un interesante debate sobre el tema. Entre las preguntas del público asistente, algunos ponían en duda que estas prácticas pudieran existir en nuestro país. Javier Gurt, Director de Organización y Desarrollo de Personas en Schisbted, aseguró que durante los últimos años de crisis ha conocido a muchas personas, ex-directivos que habían perdido su trabajo, y que les había llevado a una reflexión personal profunda; como consecuencia, esas personas han llegado a sentir una nueva forma de ver la empresa, y han creado organizaciones con un profundo sentido de humanidad, poniendo las personas en el centro. Tal vez todavía no han alcanzado una gran dimensión, pero existen, es una tendencia real y creciente. Estoy completamente de acuerdo. Lo he visto especialmente en empresas del sector TIC, pero también en pequeñas empresas industriales. Pero necesitamos más ejemplos de referencia que consoliden la tendencia.

En cada etapa de la evolución humana, al desarrollar un nuevo estado de conciencia, se ha creado un modelo de organización más acorde. Laloux nos muestra cómo existe una nueva era emergiendo con estas tres innovaciones destacables. Todo cambia cuando nos mostramos en plenitud y escuchamos hacia dónde va la organización. Suena realmente esperanzador.

 “Cuando cambiamos la forma de mirar las cosas, las cosas que miramos cambian”. Wayne Dyer.

 

Etiquetas: