Saltar al contenido

El metaverso y las relaciones laborales. Una realidad del futuro presente

“En un pequeño rincón en ninguna parte no hay ningún sitio al que ir, ninguno, excepto OASIS, UN UNIVERSO VIRTUAL COMPLETO”.

Este es el arranque de Ready Player One (2018), la película de Steven Spielberg en la que allá por el año 2045, la sociedad, huyendo de lo cotidiano, se refugia en un mundo virtual en el que la realidad solo está limitada por la imaginación de los protagonistas, y en el que se conectan a través de sus avatares, se realizan actividades lúdicas, se cuenta con una moneda virtual, y se realizan toda clase de interactuaciones, tanto económicas como sociales y personales, que pueden conllevar incluso hasta la muerte virtual, eso sí, por fortuna, hasta el siguiente reinicio del avatar.

Pues bien, aunque parezca de ciencia-ficción, esta es la base del metauniverso, un nuevo mundo de realidad virtual, que encuentra su origen en el sector de los videojuegos, en el que es posible jugar, realizar compras y transacciones electrónicas, socializar, anunciar productos y marcas, tener reuniones de trabajo o hacer negocios a través de una experiencia inmersiva y multisensorial, pero ¿sería posible trabajar y desplegar verdaderas relaciones jurídicas con derechos y obligaciones en el ámbito laboral?

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y CEO de Meta, apuesta por la creación de una gran Red Social en un entorno completamente virtual, un universo, sobre la base de sistemas de aprendizaje automatizado y profundo (machine learning y deep learning) y las nuevas tecnologías de IA, anunciando recientemente la contratación, en los próximos cinco años, de 10.000 personas en la Unión Europea dedicadas al desarrollo de este metaverso.

Con nuestro avatar, unas gafas de realidad virtual de última generación y sensores de movimiento, seremos capaces de realizar cualquier actividad de la vida real, pero en un mundo completamente virtual….

(Clip 300 palabras)
Lee la noticia completa original en EXPANSIÓN


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.