Saltar al contenido

El metaverso funcionará con euros y dólares en lugar de ‘criptos’

  • por
  • Los expertos piden la interoperabilidad entre plataformas descentralizadas y estandarizadas
  • “La tecnología debe permitir que el usuario pueda llevarse su identidad”
  • Las divisas virtuales dificultan la entrada del gran público en los territorios”

“El metaverso solo será relevante si es capaz de generar negocio. Y para que eso ocurra, los nuevos entornos digitales inmersivos e interactivos deben permitir transacciones con divisas de curso corriente, no solo con criptomonedas”. La conclusión se puso de relieve en un reciente encuentro de especialistas en el metaverso, organizado para elEconomista.es por Hill+Knowlton Strategies España, con el título ¿Es el metaverso un espacio virtual donde crear oportunidades de negocios reales?

En el debate participaron Macarena Estévez, socia del área de Analytics de Consultoría de Deloitte; Ramiro Martínez-Pardo, CEO en HeyTrade; Marta de Pablos, head of Nuevos Negocios de Vodafone España, y Óscar Peña, CTO en Wunderman Thompson España. Todos ellos respondieron a una decena de cuestiones sobre el metaverso, un fenómeno online que se ha incorporado a las estrategias de futuro de las grandes tecnológicas y de cientos de compañías de todos los sectores de actividad.

¿Cómo explicar el metaverso a un recién llegado?

Existen muchas definiciones sobre el metaverso relacionadas con el futuro inmediato de Internet, si bien cada día se incorporan nuevos conceptos y posibilidades. Según Macarena Estévez, social del área de Analytics de Consultoría de Deloitte, “el metaverso es algo parecido a un Internet tridimensional que ofrece dos vertientes, una interior a través de la realidad virtual, y otra exterior. Esta última, con la ayuda de la realidad aumentada, permite conectar la vida física con el nuevo entorno digital”. En su opinión, la interoperabilidad es un aspecto clave para el éxito. Por ejemplo, “si un usuario está en un metaverso y compra una camiseta para su avatar, debería poder lucirla en otros metaversos, ya que la tecnología reconocería la identidad y las propiedades de cada uno”. Estévez también señala dos grandes dimensiones del metaverso: el ocio y el laboral, con “la característica de que cada usuario dispone de su propia identidad en el metaverso, así como una alta capacidad de exploración y de experimentación”.

Ramiro Martínez-Pardo, CEO en HeyTrade, apunta que la tecnología ya permite que los mundos reales y virtuales hablen entre ellos, que ciertas experiencias sean inmersivas y que acciones del metaverso tengan reflejo en otros entornos reales. También coincide en qe la tecnología debe facilitar al usuario poder conservar su identidad por cualquier metaverso.

Oscar Peña, CTO en Wunderman Thompson España, incide en que el metaverso es “una representación tridimensional, inmersiva y conectada a Internet, a lo que vamos a añadir capas sociales, que serán persistentes”. El mismo experto indica que la conexión de los metaversos con el mundo físico dispondrá de una capa de amplificación”. De esa forma, pronto caminaremos con las gafas de Apple o de otros fabricantes, dispositivos que cada vez serán más ligeros y atractivos de llevar, y con los que accederemos a información que será contextual en la propia calle..

Hasta aquí nuestras 300 palabras de avance.
Sigue leyendo la noticia original en:
EL ECONOMISTA