Saltar al contenido

El ‘ladrillo’ mueve 100 millones de dólares en el metaverso / ARTÍCULO RECOMENDADO HOY

  • por
  • Metaverse Group ha invertido 2,3 millones en un terreno intangible de 500 m2

  • Las propiedades digitales serán únicas y dispondrán de ciberescrituras

Comprar inmuebles en el metaverso promete formar parte de la normalidad en los próximos años, gracias a la actividad de las inmobiliarias de estos nuevos espacios virtuales. De hecho, se ha tenido constancia de inversiones en terrenos y edificios virtuales superiores a los 100 millones de dólares, más de 88 millones de euros, solo en el pasado diciembre, según datos DappRadar.

Esas sumas se abonan a través de criptodivisas, siempre condenadas a elevadas fluctuaciones en el valor de una semana para otra, por lo que resulta complicado establecer baremos por metro cuadrado.

Pero al margen de los importes propios de la compraventa de edificios, la actividad inmobiliaria también incluye contratos formalizados a través de blockchain y disfruta de las garantías jurídicas de los NFT (token no fungibles), es decir, activos digitales que no pueden consumirse ni sustituirse. Las propiedades digitales serán únicas, dispondrán de un dueño acreditado en ciberescrituras y serán objeto de transacciones sujetas a acuerdos entre las partes. Todo apunta a que proliferarán las empresas especializadas en este tipo de negocios y se crearán nuevos registros de la propiedad específicos para el medio.

Los inquilinos de estos espacios serán avatares, que no pagarán facturas por el agua, luz o calefacción, aunque podrían tributar en cuanto el fisco detecte la existencia de una actividad económica. Todo es tan reciente que por ahora no existe más ley que la de la oferta y la demanda. Con estas reglas, Decetraland ha roto los moldes con su Genesis City, una ciudad compuesta por más de 900.000 parcelas virtuales, cada una de ellas de un tamaño algo superior a una cancha de baloncesto.

El precio de cada uno de estos terrenos ronda los 200.000 dólares al cambio en criptomonedas, aunque los precios varían en función de la ubicación, ya estén situadas en el centro o en los arrabales. No cuesta lo mismo un espacio próximo a una zona comercial, rodeado de marcas de relumbrón, que en sitios desangelados de negocio.

Metaverso, metáfora del mundo real y mucho más que Internet en 3D

Metaverso, metáfora del mundo real y mucho más que Internet en 3D

Decentraland se autodefine como el primer mundo virtual totalmente descentralizado. La propiedad de los terrenos virtuales y otros activos pertenece a la denominada DAO (Organización Autónoma Descentralizada), que se encarga de poner orden entre las personas y empresas que crean y juegan en este espacio virtual. La moneda de curso en este espacio es Mana, una criptodivisa totalmente descentralizada, ya que “la clave privada que controlaba su contrato inteligente ha sido destruida”, según informan desde el sitio web de Descentraland…

Sigue leyendo la noticia original en: elEconomista