Saltar al contenido

El cuento chino del Metaverso para las empresas y marcas

El Metaverso será el gran hermano del futuro disfrazado de entretenimiento

Durante los últimos meses, el término “Metaverso” parece haberse apoderado de la actualidad de las innovaciones y tendencias tecnológicas que auguraban una nueva revolución y un nuevo mundo de posibilidades para las marcas. Y he de decir, que desde el primer momento, el concepto para casi nadie quedaba claro, ni siquiera definido como algo que pudiera entenderse para ser adoptado por parte de las empresas y marcas.

En realidad, el concepto del Metaverso ha ido abarcando, entremezclando y acaparando ideas o propuestas tecnológicas que para nada eran nuevas ni suponían una novedad o revolución que no pudiera ya lograrse con otras tecnologías actuales. Incluso para los más veteranos, ese “tufillo” a un Second Life 2.0, nos hacía presagiar que más que revolución, nos encontrábamos ante un nuevo intento de reinventar una rueda que ya hace bastantes años terminó reventando.

El Metaverso es un término de moda, pero a pesar de que muchos puedan opinar que este nuevo concepto es diferente o más y mejor de lo que ya se intentó en antaño, lo cierto es que ni sus propios impulsores lo tienen claro. Un interesante artículo publicado en Xataka, nos ofrece información y pistas sobre ello: “Zuckerberg tenía grandes planes para el metaverso. Pero se rinde a la evidencia: de momento todos son ruinosos”.

Tal vez solo sea cuestión de que la tecnología actual y requerida no este lo suficientemente avanzada como para desarrollar y poner en marcha todas esas ideas y nuevos conceptos que aglomera el Metaverso. Tal vez, sean demasiadas las ideas lanzadas al aire y poca la seguridad de que alguna de ellas pueda realmente ser adoptada de forma global tanto por parte de los usuarios como por parte de las propias empresas y marcas….

(Clip 300 palabras)
Lee la noticia completa original en PURO MARKETING


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.