Dos “Conselleries” del nuevo Govern de la Generalitat relacionadas con la transformación digital

  • por

Presidència (ERC). Es uno de los departamentos clave del Govern, que asiste al president. Entre sus competencias, mantendrá las del ámbito de las administraciones locales y políticas deportivas, entre otras, y suma las de relaciones institucionales, administración y función pública –que tenían consellería propia–, así como la nueva oficina que trabajará el plan piloto para la renta básica. Pierde las políticas de igualdad, que tendrán departamento propio.

Economia i Hisenda (Junts). Otro departamento clave, que ha estado en todos los gobiernos, desde 1980. Mantiene sus competencias, en la dirección de la política económica, y estará como ahora vinculado a la vicepresidencia. La dirección general de Promoció Econòmica gestionará los fondos Next Generation pero las decisiones sobre estos recursos las tomará una comisión interdepartamental en la que estará todo el Consell Executiu.

Feminismes i Igualtat (ERC). Es un departamento de nueva creación, con el que el nuevo gobierno quiere visualizar su apuesta política y transversal por la transformación en clave feminista de las políticas públicas. Bajo su paraguas estará el Institut Català de les Dones, las políticas de igualdad y la Oficina de Drets Civils i Polítics.

Salut (Junts). Otra conselleria fija en todos los ejecutivos, desde 1980, aunque hasta el 2003 su denominación era Sanitat. Gestiona la política sanitaria, con plenas competencias. Es la que tiene mayor presupuesto, en torno a 10.000 millones. Mantendrá las competencias sobre residencias que incorporó en la anterior legislatura. Entre sus objetivos deberá estar el fortalecimiento del sector sanitario público, cuya debilidad ha puesto de relieve la pan-demia.

Educació (ERC). Una de las consejerías que mantienen los republicanos. Con competencias plenas, es otro departamento fijo desde 1980, aunque en los gobiernos de CiU su nombre era Ensenyament.

Polítiques Digitals, Infraestructures i Agenda Urbana (Junts). Conselleria de nueva creación, con las competencias de dos departamentos, que mantienen los posconvergentes: políticas digitales, políticas de infraestructuras y movilidad, y vivienda. Las políticas de vivienda tuvieron conselleria propia, compartida con medio ambiente, en un gobierno de Jordi Pujol (el conseller fue Pere Macias) y en el segundo tripartito (Francesc Baltasar). Esta es la primera vez que la agenda urbana tiene departamento propio.

Empresa i Treball (ERC). Une competencias del departamento de empresa con las de trabajo, que compartían área con bienestar social. La creación de este nuevo departamento, cuya creación aplauden los sindicatos ya que unifica la interlocución, serán claves en la gestión de la crisis tras la pandemia.

Acció Exterior i Transparència (Junts). Mantiene las competencias (salvo las relaciones institucionales), incluidas las relaciones con la Unión Europea y el Mediterráneo, cooperación, transparencia y datos abiertos. El primer conseller de exteriores fue Raül Romeva, en el mandato de Carles Puigdemont, en el 2016.

Acció Climàtica, Agricultura i Alimentació (ERC). Otra conselleria de nueva creación, que agrupa bajo el mismo paraguas las políticas de medio ambiente y sostenibilidad, energía, residuos, agua y el actual departamento de agricultura. La importancia de las políticas públicas para hacer frente al reto del cambio climático se tradujo en la creación de la primera conselleria de medio ambiente hace ya treinta años. La gestionó Albert Vilalta, bajo un gobierno de Pujol.

Recerca i Universitats (Junts). Una apuesta del nuevo gobierno por la investigación, a la que da un departamento propio, con competencias también en el ámbito de universidades.

Interior (ERC). Otro de los departamentos fijos desde 1980, que en ocasiones ha ido unido al de justicia. Mantiene las competencias, básicamente seguridad y emergencias, de la actual legislatura. En el pacto previo entre Junts y ERC quien tuviera la presidencia se quedaría interior.

Justícia (Junts). Mantiene las competencias actuales, que incluyen entre otros la política penitenciaria, la memoria democrática y los asuntos religiosos.

Cultura (ERC). Mantiene las funciones actuales. Es un departamento con un presupuesto bajo –en torno al 1%, unos 240 millones de euros, que el sector pide doblar–, pero tradicionalmente da mucha visibilidad a su titular.

Drets Socials (Junts). Departamento de nueva creación, que tendrá competencias en materia de asuntos sociales, infancia, adolescencia y juventud. Las políticas de bienestar social serán claves en esta etapa de reconstrucción económica.


···········································································································································
Otros artículos de interés