Saltar al contenido

Cuándo llegará el 6G y qué avances supone

El gran avance que ofrecerá el 6G consiste en un mundo aún más conectado con distintas realidades (virtual, aumentada y mixta) que interrelacionarán en cualquier pantalla, incluso aunque esté conectada a una red móvil. Entre los principales campos de aplicación figura la holografía, que podrá transmitirse en tiempo real, con alta definición y sin prácticamente latencia.

Todavía reciente la implantación del 5G y operativas en algunos sitios la redes 4G e incluso 3G, ya se vislumbra un avance gigantesco, el 6G, previsto en principio para su implantación en 2030, pero que podría adelantarse en sus primeras aplicaciones a partir de 2026 promovida por la enconada competencia que se libra en el sector dominado por China, Estados Unidos y Corea del Sur, además de la implicación cada vez más emergente de Europa.

El objetivo es lograr una nueva forma de enviar información de forma inalámbrica que multiplique por diez la velocidad de transmisión de datos, cuya latencia, el tiempo de demora en transmitir los paquetes de información a través de una red, pasaría a ser de 0,1 milisegundos, casi en tiempo real.

Así, el proveedor de equipamiento de herramientas de medida y prueba electrónica Keysight Technologies ha priorizado su desarrollo, en tanto que empresas líderes como LG, Huawei, Nokia y Samsung están desarrollando la I+D de la 6G.

En este proceso se producirá un estado intermedio denominado como 5G+ o 5G avanzado, que irrumpirá en el mercado en 2024. Huawei lo llama 5.5G y asegura que, gracias a la tecnología MIMO, alcanzará velocidades de 10 Gbps.

Por su parte, Samsung propone considerar todas las bandas disponibles para 6G, desde la banda baja por debajo de 1 GHz, hasta la media en el rango de 1-24 GHz y la banda alta en el rango de 24-300 GHz.

Un mundo mucho más conectado

En esta frenética carrera las grandes empresas europeas de las telecomunicaciones, entre las que se incluyen Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone, Telecom Italia y Orange, han coincidido en solicitar a la UE la puesta en marcha de redes Open RAN en el continente que permita liderar no sólo el 5G, sino también el 6G.

Uno de los aspectos claves que se pretende con el 6G es determinar los estándares que serán necesarios para que las comunicaciones entre los diferentes dispositivos sean no solo efectivas, eficientes y eficaces; sino que también sean seguras.

Por ello, el 6G conectará los mundos digitales, físicos y humanos para que se produzca una integración entre los tres ámbitos que reduzca o elimine los problemas experimentados tanto en el 5G como en las generaciones previas.

Igualmente crucial en la progresiva implantación del 6G será el acceso global lo más amplio posible que dé respuesta a las necesidades económicas y sociales de una nueva época. Conseguir que alcance al mayor número de usuarios y que pueda ser asumible económicamente.

La seguridad es otro de los elementos críticos de las redes de telefonía fijas y móviles. Debido al coste y a la complejidad técnica. Las redes 6G ponen el foco en una mejor seguridad y privacidad.

Factores como la resiliencia frente a los ataques, la protección de la privacidad de los usuarios o los nuevos niveles de ciberseguridad están siendo desarrollados en la actualidad. Es lo suyo, teniendo en cuenta el riesgo que supondría una red 6G con datos personales o el uso masivo de inteligencia artificial, resalta Caixabank.



En este enlace puedes leer la noticia completa, PUBLICADA ORIGINALMENTE EN : TELEFÓNICA

BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.

 

 

 

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn