Saltar al contenido

Cinco desarrolladoras españolas cuentan su experiencia en el sector: de estar sin referentes femeninos a un futuro que pinta bien

  • por

Mucho se habla de la importancia de que las niñas y mujeres jóvenes tengan referentes en un sector tecnológico donde la inmensa mayoría de los trabajadores son hombres (y en más sectores, como tenemos el ejemplo de hace unos meses sobre las mujeres cómicas). No es que las mujeres lleguemos al mundo programadas para dedicarnos a otros sectores y dejar de lado las tecnologías, es que tradicionalmente este ha sido un mundo donde la inmensa mayoría de los profesionales son hombress.

No podemos olvidar cómo incluso durante la historia, hemos estado vetadas de estos espacios. En 1958, la Universidad de Dartmouth decidió saltarse su norma de ‘sólo hombres’ (que estuvo vigente durante 188 años) para permitir el ingreso de Mary Kenneth Keller, una monja (tenemos más ejemplos de mujeres que decidieron meterse a monjas para no casarse y seguir estudiando, como Sor Juana Inés de la Cruz) como investigadora para su Centro de Computación, donde empezó a colaborar con John George Kemeny y Thomas Eugene Kurtz.

De dicha colaboración surgió el dialecto original de BASIC (conocido como Dartmouth BASIC), del que se suele citar a sus colegas masculinos como únicos creadores.

Para este reportaje hemos hablado con mujeres desarrolladoras y programadoras sobre su experiencia en el sector, cómo ven el futuro, sus motivaciones y sobre esos momentos en los que han tenido que aguantar un típico mansplaining por esa costumbre absurda de pensar que como somos mujeres no entendemos de ciertas cosas.

Esto último no lo contamos para victimizar a ninguna mujer, sino para visibilizar lo ridículo que puede llegar a ser cuando alguien nos alecciona y nos toma por menos solo por temas de género. La que aquí escribe también ha tenido que aguantarlo en más de una ocasión.

En este reportaje han participado Azahara Fernández Guizán, frontend developer en Sngular; Shaila Pérez Fernández, Arquitecta Técnica en Castelao Arquitectura Técnica y programadora; Irene Díaz, desarrolladora Backend con tecnologías Java; Isabel S.S., Desarrolladora Backend y Educadora Social; y Sandra Cabello Programadora de productos digitales como Full Stack para Innovación y Cualificación sobre sus experiencias en el sector.

Por su parte, la desarrolladora de software Laura Morillo-Velarde Rodríguez nos comentó que a veces “puede resultar poco motivador para las mujeres del sector el que siempre te estén preguntando cosas de por qué eres mujer en el sector”. Sin quitarle la razón y comprendiendo su punto, el objetivo es motivar a más mujeres a entrar en este sector en alza (no solo jóvenes, ya que en cualquier momento podemos decidir cambiar de carrera profesional) y es que, como dice Azahara Fernández el sector necesita motivar y visibilizar más a las grandes compañeras que tenemos en él.

Isabel S.S., como desarrolladora backend, nos recuerda que sabemos que desde los inicios de la informática ha habido mujeres programadoras (Top Secret Roses, Evelyn Berezin, Grace Hopper entre otras muchas), y ahora nos damos cuenta gracias a la labor de difusión del conocimiento que se hace actualmente.

Reconoce que “queda un buen trecho”, pero afortunadamente tenemos referentes muy interesantes sin alejarnos de España como Diana Aceves o Nerea Luis Mingueza. Con respecto a las iniciativas hay cada día más colectivos de ayuda, de chats y de meetups centrados en género y tecnología así como opciones como Adalab para poder formarte….

(Recorte de prensa / Clipping)
Continúa leyendo la noticia completa original de este recorte en GENBETA


BARCELONADOT no se hace responsable de la información
que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna
frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente
exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.

 

 




Otros artículos de interés