CHUS BLASCO / El activista de la esperanza

La transformación del sistema económico

Jeremy Rifkin es sociólogo y uno de los economistas más influyentes del mundo. Rifkin se define como activista en favor de una transformación radical del modelo económico y social basado en el petróleo y combustibles fósiles. Su diagnóstico sobre la situación actual es apocalíptico, y su propuesta es esperanzadora. En su libro “Green New Deal Global” habla del próximo colapso de la civilización (¡2028!) y explica su plan económico “verde” para salvar la vida en el planeta.

Estamos ante la amenaza de una extinción y la gente ni siquiera lo sabe” afirmaba en una entrevista el pasado mes de abril. Rifkin propugna un cambio radical en la forma de ser y estar en el mundo. Nos urge a iniciar la transformación que propone para ser resilientes como especie y cambiar a una economía no contaminante. Rifkin afirma que la Revolución Industrial que provocó el cambio climático está muriendo, y que nos estamos moviendo hacia una Tercera Revolución Industrial.

Su plan es cambiar las infraestructuras para poder vivir de una forma distinta. Dice Rifkin que son las infraestructuras las que determinan el sistema económico y no al revés. “Todas las grandes transformaciones económicas tienen algo en común, es que requieren tres elementos que interactúen entre sí: un medio de comunicación, una fuente de energía y un mecanismo de transporte. Cuando se unen estos tres elementos, nuestros hábitats se transforman y realmente cambia nuestra orientación espacio-temporal”. Esta Tercera Revolución Industrial comporta nuevos medios de comunicación, energía y medios de transporte y logística.

1.- Internet es la revolución comunicativa en la 3ª Revolución Industrial, igual que lo fue la imprenta en la primera, o el teléfono, la radio y la televisión en la segunda. Gracias a Internet, estamos conectados digitalmente. La tecnología permite integrar un gran número de personas en un nuevo marco de relaciones económicas: es el internet del conocimiento.

2.- Internet de la energía. Millones de personas, pequeñas empresas y comunidades están captando la energía del sol y están usándola parcialmente para autoconsumo y el resto la están liberando para poder compartirla digitalmente.

3.- Internet de la movilidad, como tercera infraestructura sostenible, a partir de vehículos eléctricos que serán autónomos y que operarán con la misma lógica de analítica de datos y algoritmos.

Según la visión de Rifkin, la tecnología está lista. Es necesario crear la infraestructura de Internet de las cosas que reconfigurara la forma en que se gestiona la actividad en el s XXI. Todo estará conectado.

Glocalización

Estas infraestructuras inteligentes serán capaces de unir el mundo de manera glocal, distribuido a través de redes abiertas. Por eso Rifkin afirma que la globalización ha terminado, que hay que pensar en términos de glocalizacion. Se trata de pensar globalmente y actuar localmente. El concepto procede del término japonés “dochakuka”, “el que vive en su propia tierra”. Tal vez el mejor ejemplo para comprender la necesidad de glocalizacion es ver que la globalización, ha traído un espectacular crecimiento de Amazon impulsado aún más por la pandemia, mientras miles de comercios locales han cerrado sus puertas para siempre.

Volviendo al plan de Rifkin, primero necesitamos tener una relación distinta con el planeta y admitir que tenemos que cambiar. En segundo lugar, son las comunidades locales las que deberán ser responsables de establecer esa relación en su ámbito más cercano. Así que todo ello implica transformar la forma en la que organizamos la economía, la sociedad y la forma en la que se gobierna. Precisamente en su rol de asesor de gobiernos, Rifkin afirma que los líderes de los principales países no tienen esa visión, así que él confía en las nuevas generaciones que son las que realmente pueden actuar.

 

Recuperar el poder de las personas

Los indicadores que elaboran las instituciones económicas no muestran demasiadas buenas expectativas para los próximos meses, pero controlan “el relato”. Siguen midiendo el tiempo en el que tardará la “recuperación a la normalidad”. Lo cierto es que no habrá “recuperación” porque la “normalidad” hace tiempo que no era sostenible. Cuando los pronósticos son poco estimulantes, es difícil tener confianza en el futuro.

Rifkin tiene un plan esperanzador, que parte de un diagnostico apocalíptico de extinción y nos lleva a un escenario de abundancia donde las personas recuperan el poder de las decisiones que afectan a su comunidad. Afirma que “la gente joven tiene que sustituir a los funcionarios, a los políticos, porque nadie puede entender mejor que ellos lo que hay que hacer”. Las nuevas generaciones tienen una conciencia global de la que carecen las personas que están en el poder. En mi opinión, lo mejor de la visión de Rifkin es la aceptación de que no tenemos un dominio sobre la naturaleza, sino que debemos adaptarnos a ella y ser resilientes. La colaboración humana que necesitamos para hacerlo exige crear un nuevo sistema económico completamente distinto.

 

“Como activista siempre tengo esperanza, pero no soy ingenuo”. Jeremy Rifkin

 


···········································································································································
Otros artículos de interés