CHUS BLASCO / Confiar es una decisión

De controlar a empoderar: un proceso evolutivo

Mindset es una idea simple y un nuevo concepto muy poderoso descubierto por la psicóloga Carol Dweck. Autora del libro del mismo nombre, ha investigado a lo largo de décadas la “mentalidad de desarrollo”, la idea de que podemos aumentar la capacidad de nuestro cerebro para aprender y resolver problemas.

El concepto puede aplicarse también a las empresas. Tanmay Vora hace un resumen gráfico fantástico en su post Mindset shifts for organizational transformation. Relata de forma sencilla los retos de la transformación organizacional a la que se enfrentan las empresas como consecuencia de las disrupciones económicas y sociales que está provocando la tecnología. La tecnología es la herramienta necesaria pero no suficiente para afrontar el reto. Necesitamos una forma distinta de pensar, un nuevo mindset. El primer cambio mental que necesitamos hacer al hablar de gestión empresarial es pasar de medir de beneficios a hablar de propósito. No es un camino fácil, no es inmediato, pero es imprescindible. Simon Sinek lo explica de forma magistral en su charla TED How great leaders inspire action. El segundo cambio mental es transformar la forma organizativa jerárquica para crear organizaciones que trabajan como redes. El tercer cambio mental consiste en pasar de controlar a empoderar. En cuarto lugar, Vora menciona la transición de pasar de planificar a experimentar y el quinto es pasar de la privacidad de la información a la transparencia.

Ciertamente, son cambios que exigen un proceso transformador que requiere un esfuerzo enorme de liderazgo. Los referentes, los líderes de épocas anteriores se han desarrollado en el paradigma del management del siglo XX, y los modelos no nos sirven tal cual los aprendimos. Así que no es nada fácil liderar estas trasformaciones, cuando las organizaciones habían estado diseñadas de forma que unas pocas personas en el organigrama tomaban decisiones y el resto obedecían a dicha estructura jerárquica. El cambio mental que me parece más significativo es el paso del control al empoderamiento, porque actúa de palanca transformadora de las personas. No es nada fácil cambiar tu mindset cuando has vivido en una organización que no permite pensar. Afortunadamente, existe un número no despreciable de empresas nuevas que ya están construyendo su forma de pensar sobre empoderar a las personas en lugar de controlarlas.

 

Empoderando a las personas

¿Cómo son estas empresas que muestran que un nuevo management para el siglo XXI es posible? Hablamos de ello en el #trinxat en Reus. El #trinxat es un encuentro mensual para comer trinxat, compartir experiencias y charlar para “arreglar el mundo”, disfrutando de la presencia de un experto que habla de un tema, y posteriormente, durante la cena, debatiendo con el ponente y compartiéndolo en las redes. Gerard Jara ha sido el último invitado. Es el CEO de un grupo internacional de alimentación que tiene empleadas a casi mil personas, opera en más de veinte países y afirma que su trabajo más importante es acompañar a los miembros de su equipo a liberar el potencial que tienen en su interior. Suena bien, ¿verdad? Durante la cena, se describió a sí mismo en sus inicios como un control freak, es decir, alguien que quiere controlarlo absolutamente todo. Cualquiera que sea un “controlador”, lo que hace es impedir la capacidad de crecer y desarrollarse de las personas que trabajan en su organización. Pero para pasar de ser un CEO controlador al actual líder empresarial que afirma que su trabajo más importante es hablar con las personas, primero tiene que haber un click, un cambio de chip de forma de pensar, y una evolución transformadora.

Para Jara, la clave es la confianza. Durante la cena, nos contó que confiar en las personas es una decisión. Decides confiar o decides no confiar. Cuando decides confiar en el potencial de las personas, se inicia la verdadera transformación en la que los procesos de gestión acaben reflejando los valores con coherencia. Empoderar a las personas tiene que ver con dejarlas crecer. Se trata de un proceso paulatino hacia una nueva forma de entender las capacidades de las personas enfocadas a un propósito evolutivo. No es un proceso acabado. Como líder, Jara se ha ocupado de construir el clima necesario para ello. Los que tuvimos la suerte de visitar sus oficinas en Reus, donde trabaja un pequeño grupo de personas de su empresa, podemos dar fe de ello. Sin duda, Gerard Jara es un empresario de éxito, pero el mayor logro está en su forma de entender la gestión y el liderazgo.

Me apasiona el management porque creo firmemente en el poder de las empresas como instrumentos de cambio y transformación social. Las empresas están formadas por personas. Existen numerosas historias apasionantes de esfuerzo y perseverancia detrás de muchas empresas anónimas. Es posible que uno de los cambios más profundos que necesitemos como sociedad es aumentar el número de empresas que aprendan a empoderar a las personas que trabajan en ellas. Porque cuando confías en las personas, suceden cosas mágicas.

Etiquetas: