CHUS BLASCO / ¿Cómo se construye un ecosistema innovador?

El nuevo management necesita pasión

La innovación no es fruto directo de la financiación sino de la energía creadora de las personas”. Lo dice Silvia Leal, experta en inno-liderazgo y transformación digital en su propia web. La nueva complejidad y la innovación continua exige nuevas herramientas de gestión y de management, así como de un estilo de liderazgo completamente distinto de las conocidas estructuras jerárquicas de poder. Es hora de que empecemos a aceptar que no podemos hablar de sostenibilidad empresarial sin hablar de innovación, y que no podemos hablar de innovación sin tener en cuenta el potencial creador de las personas.

Silvia Leal, junto con Jorge Urrea explican en su libro Ingenio y pasión cómo construir un ecosistema innovador. Han desarrollado un método para crear una cultura de la innovación que denominan Innova 3DX. Sus autores consideran que la innovación es el resultado de la “combustión” de tres elementos: organización, personas y su motivación. Su metodología categoriza diferentes factores en tres dimensiones que son el ecosistema creativo, el potencial individual para la innovación y la pasión por innovar. Un enfoque que tiene muy poco que ver con lo que explican los manuales de gestión de empresas, basados únicamente en la administración de los recursos. Sin subestimar lo mucho que han hecho de positivo los manuales y los protocolos de calidad y de mejora continua, deberíamos que aceptar que han servido y todavía sirven en organizaciones donde las tareas son previsibles y predecibles. Pero no despiertan pasiones. La fórmula que nos muestra Silvia Leal para desarrollar el espíritu innovador implica inspirar a las personas para que utilicen su energía creadora y sus ideas puedan transformarse en soluciones económicamente rentables.

 

Promover la inspiración

Promover la inspiración para sacar al máximo el potencial innovador de las personas que trabajan en una organización tiene que ver con tener y asignar recursos. El dinero es una condición necesaria, pero no es suficiente para despertar la pasión. Silvia Leal nos propone la fórmula Re-Car. Los recursos (Re), son necesarios, pero tener recursos es algo más que tener presupuesto. Para innovar, hay que disponer de unos recursos mínimos en cuanto a tiempo, formación y dinero. Una vez que están garantizados estos recursos mínimos y se han asignado de forma adecuada, hay que promover tres factores clave adicionales, sin los cuales ninguna organización puede esperar resultados innovadores: la comunicación (C), la autonomía (A), así como la recompensa y el reconocimiento (R) a las personas.

En cuanto a la comunicación, cualquier organización que quiera innovar tiene que crear los espacios necesarios para que fluya. Que exista comunicación quiere decir que se está dispuesto a escuchar. Pero la mayoría de las organizaciones no están preparadas para escucharse los unos a los otros. Tal como decíamos en  El superpoder del dialogono es posible innovar sin colaborar, y no es posible colaborar sin dialogar”. El segundo factor es facilitar la autonomía; una autonomía entendida como dar apoyo a las personas, al tiempo que se les permites crecer. Para que las personas puedan innovar, hay que darles la posibilidad de que sientan que tienen el control de lo que hacen. Finalmente, no podemos olvidar la recompensa y el reconocimiento. Si alguien arriesga y tiene éxito, debemos asegurarnos de que estamos recompensando ese trabajo, y debemos hacerlo en público. Del mismo modo, si algo sale mal, y se ha hecho de forma inteligente, no hay que olvidarse de reconocerlo públicamente, porque si no esa persona no va arriesgarse a innovar nunca más. La recompensa no puede entenderse de un modo exclusivamente económico.

No tener presupuesto de innovación es una realidad para muchas empresas. Pero no nos engañemos con la excusa más común: “como no tengo más dinero, no puedo innovar”. El método Innova 3DX aporta una nueva mirada sobre lo que se necesita para crear un ecosistema que facilite la energía creadora y se transforme en innovación. Está al alcance de todas las empresas plantearse qué pueden hacer para obtener el 100% de las personas de su organización. Es una cuestión de liderazgo.

Etiquetas: