China establece el Digital Yuan como su moneda digital oficial

  • por

El yuan digital es una amenaza para el bitcoin y para el reinado del dólar: “Puede cambiarlo todo”

El yuan digital está en marcha. El Banco Popular de China (PBOC por sus siglas en inglés) está empezando a distribuir esta divisa digital por varias ciudades en pequeñas cantidades, convirtiéndose así en el primer gran banco central que distribuye una divisa digital pública (CBDC por sus siglas en inglés). El impacto de este tipo de dinero sobre la economía se desconoce, pero los estudios realizados hasta ahora hablan de múltiples beneficios y amenazas. En el caso del yuan digital, más allá del impacto doméstico, algunos expertos destacan el daño que puede hacer a las criptodivisas o a la predominante posición del dólar en el sistema monetario.

Son muchos los bancos centrales que están estudiando lanzar sus divisas digitales ante la irrupción de otras alternativas privadas de pago y el desplome del uso del dinero en efectivo. Los bancos centrales quieren mantener el control sobre el dinero y garantizar la soberanía monetaria bajo sus jurisdicciones.

“El uso de efectivo se reducirá en al menos un 40% en la próxima década”, asegura Zhu Min, presidente del Instituto Nacional de Investigación Financiera de la Universidad de Tsinghua, por lo que las monedas digitales respaldadas por el banco central serán más comunes a nivel mundial. Sin embargo, su puesta en marcha puede generar varios cambios, sobre todo si el proyecto está bien construido y tiene el soporte de un gran banco central. Algo así está detrás del yuan digital.

J.G. Collins, director de la consultora económica Stuyvesant Square Consultancy, asegura en un artículo publicado en Seeking Alpha que esta es “la primera moneda digital lanzada por una gran economía y es un competidor directo del bitcoin y otras monedas digitales… el yuan digital puede cambiarlo todo”.

Una divisa digital emitida por un banco central cuanta con el respaldo de esa institución y el tipo de cambio de la divisa física que hay detrás, en este caso el yuan chino. El e-Yuan pretende ser el sustituto digital del dinero en efectivo, por lo es en principio más seguro que el dinero bancario que corre el riesgo de ‘desaparecer’ durante una crisis financiera, si los bancos comienzan a sufrir corridas (retiradas de dinero masivas) y quiebras. Un activo igual de seguro que el efectivo, pero que además es digital (no ocupa espacio), se puede pagar con él fácilmente y que está guardado en el balance del banco central puede resultar muy atractivo para todo el mundo.

No obstante, el e-Yuan cuenta con algunas particularidades. China estaría explorando la posibilidad de que este dinero digital pudiera tener fecha de caducidad para poder estimular el consumo y la inversión en determinados momentos de debilidad económica. Esto es algo que no se ha explorado en otras divisas digitales que ya están avanzadas, como es la e-krona de Suecia, por ejemplo.

Sin embargo, el poder económico de China no para de crecer, por lo que el yuan podría seguir ganando peso en el mundo y más tras el lanzamiento del e-Yuan. “Cuando la situación se estabilice, y China y EEUU y sus aliados luchen por el control de los pagos digitales, los poseedores de bitcoin se quedarán sujetando la bolsa con los mismos tulipanes que se quedaron los especuladores holandeses hace 500 años, sin nadie dispuesto comprar”, asegura este experto. No obstante, el e-Yuan cuenta con una gran desventaja frente al bitcoin: su uso no será anónimo, más bien al revés, China aprovechará esta divisa digital para aumentar el control sobre sus ciudadanos.

Miedo en EEUU

Además, “el e-Yuan amenaza todo el sistema de pagos financieros global y, en particular, el privilegio exorbitante, económico y geopolítico, que tiene el dólar como divisa de reserva mundial”, sentencia Collins…

sigue leyendo el original en El Economista




Otros artículos de interés