Una moneda digital de broma alcanza los 2.000 millones de dólares


Dogecoin, una criptomoneda creada como sátira de lo absurdo del dinero virtual

Hace cuatro años muchos no sabían que eran las criptomonedas, ni el Bitcoin, ni los protocolos y algoritmos detrás del Blockchain, el sistema de contabilidad distribuído que prometía revolucionar los flujos de finanzas en todo el planeta. Pero por entonces ya era una herramienta popular entre entusiastas tecnológicos que abrazaron sus nuevas posibilidades a pesar de sus fallos.

Pero el Bitcoin ha crecido tanto como el escepticismo, y una de las muestras más veteranas fue la creación en 2013 de Dogecoin. Esta criptomoneda estaba creada como crítica a la seriedad con la que muchos se tomaban Bitcoin. La tecnología y muchas de las características entre Bitcoin y Dogecoin eran similares, pero la seriedad acababa ahí.

El resto era decididamente desenfadado cuando no burlón: su imagen y nombre provenían de los “fondos” de Internet y los memes basados en un perro de raza Shiba Inu conocido meramente como “doge” (una versión deformada humorísticamente de “dog”) que, junto a frases malconstruidas servía para expresar sentimientos de asombro y admiración por cualquier elemento.

Su creador, Billy Markus, un programador Oregon, no asignó ningún valor a la criptomoneda, como no se puede. Es el propio mercado el que decide por cuánto decide intercambiar una divisa virtual por una divisa tradicional, como en casi cualquier otra criptomoneda. Como buena broma que era, durante los primeros meses cualquiera podía generar sus propios Dogecoin o adquirirlos por decénas de milésima de euro.

 

Sigue leyendo el original en: lavanguardia

alta

Sobre el autor

mm

Redacción


INDEPENDENCIA EDITORIAL
BARCELONADOT es una Revista de Prensa editada con la colaboración de Tertulia Digital, asociación para la difusión y divulgación de las TIC, sin ánimo de lucro, sin publicidad y sin ningún apoyo ni público ni privado lo que nos permite mantener una deseable independencia editorial.
TRIPULACIÓN

Alvar Soto – CEO
Tomás Cascante – Editor

Patricia Madrid - Portada
Albert Cortada - Tertulia Digital radio
José Cruset
– Tecnología
Ferran Amago - Telecomunicaciones
Elena Casany – Vida Sana
Chus Blasco - Economía y Empresa
Pilar Alcántara – Cultura
Santa Vásquez de la Cruz – Latam

Antonio Parra - Realización AV
Albert Oliveras – Fotógrafo
Joan Bosch – Producción Audiovisual

COLABORAMOS CON
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
COMUNICANDING, Barcelona, Spain