Por qué los robots que tienen forma humana dan mal rollo


La teoría del Valle Inquietante intenta explicar por qué te produce rechazo ver algo que parece humano pero no lo es, incluidos los robots

Hemos leído y escuchado mucho cuáles serán los beneficios que traerán los robots a nuestras vidas: nos librarán de hacer tareas aburridas y tediosas y nos harán el día a día más fácil. Pero aún queda por ver cómo interactuaremos con ellos, al menos con los que son algo más que un programa informático. A día de hoy sabemos que algunos nos generan inquietud y desconfianza. Sobre todo, los que tienen una representación física y se parecen mucho a los humanos. ¿Son esos ojos que parece que miran permanentemente al vacío? ¿Su forma mecánica de moverse? ¿La sonrisa forzada? ¿Esa sensación de autonomía difícil de controlar? ¿Todas las películas y series que hemos visto en las que los robots se rebelan y acaban con la humanidad?

No se sabe. Aún no hay acuerdo sobre los motivos por los que algunos robots nos producen cierto rechazo, pero hay varias teorías que estudian este fenómeno.

Una de estas hipótesis es la teoría del valle inquietante, que dibuja una función que relaciona el grado de parecido de varios objetos con un humano y el sentimiento positivo de familiaridad que genera en quien lo ve. Defiende que los objetos que se parecen a un ser humano nos gustan solo hasta que llega un punto en que son demasiado parecidos. Ahí la curva que representa los sentimientos positivos cae en picado.

 Sigue leyendo el original en: elpais

alta

Sobre el autor

mm

Redacción Contenidos curados por nuestros redactores atendiendo al perfil del directivo y empresario TIC y de las Pymes en proiceso de transformación digital


Equipo

(por orden de aparición)
Tomâs Cascante
Alvar Soto
Joan Bosch
Patricia Madrid
Santa Vàsquez de la Cruz
Chus Blasco
Sonia Solà
Jesús Soler
Jordi González-Pons
Fernando Montans

COLABORAMOS CON
FlICKR GALLERY
Próxima publicación:
  • Aprovecha el fin de semana para profundizar en nuestros contenidos (23 noviembre 2019)
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
TOMÂS CASCANTE, Barcelona, Spain