CHUS BLASCO / Política extractiva


9 enero 2018OPINIÓN
tunnel-957963_1920

Riesgos ocultos de ser autónomo

Hacia el año 2020 se espera que la mitad de la fuerza laboral en EEUU sean autónomos, es la tendencia global. Ser autónomo es la forma jurídica que te permite empezar a “buscarte la vida” si no puedes o no quieres conseguir un empleo para terceros. Ser autónomo no suena tan “cool” como ser freelance o emprendedor, pero representa tener la capacidad de organizar recursos para desarrollar una actividad económica. Pero le llamemos como le llamemos, la peor parte de ser autónomo en relación con ser asalariado es el riesgo de no tener asegurados los ingresos. No generar suficientes ingresos para llegar tranquilamente a final de mes no es un panorama atractivo.

El gran dilema

El gran dilema: que el autónomo cotice por lo que gana” es el titular de un especial del diario Cinco Días publicado hace pocas semanas. El gran dilema que plantea el artículo no es el problema de los autónomos para llegar a final de mes, sino el problema de déficit que tiene el régimen de autónomos de la Seguridad Social; la diferencia entre ingresos y gastos, que se evalúa en torno a los 5.000 millones de euros, supone el 27% de los números rojos de la Seguridad Social. Como el colectivo de autónomos representa tan sólo el 17%, su conclusión es que los autónomos deberían incrementar sus aportaciones al sistema. Mientras anuncian a bombo y platillo ayudas para los nuevos autónomos, en la solución para resolver el problema del déficit no se complican: si la Seguridad Social no recauda suficiente para cubrir los costes, la consecuencia directa es que tiene que recaudar más. Una política claramente extractiva.

Para llevar a cabo la reforma del régimen de autónomos, parten de la comparación de lo que cotiza un autónomo a la Seguridad Social con lo que cotiza un asalariado. Los trabajadores que perciben su salario de una empresa cotizan a la Seguridad Social un porcentaje fijo de sus ingresos, mientras que los autónomos eligen su contribución entre una base mínima de ingresos y una base máxima, y sobre esta base elegida se aplica un porcentaje de aportación. Así que una solución al déficit de la Seguridad Social es eliminar esta aparente elección de los autónomos. El gran dilema recaudatorio es encontrar “la fórmula para que los autónomos coticen en función de sus ingresos reales, y que el que gane poco aporte menos que el que gane más”. La intencionalidad de la reforma pendiente es que queda recorrido para recaudar más.

Lo que no cuentan

En los primeros años de la crisis económica, el presidente de una asociación de autónomos me contaba que decenas de miles de autónomos se habían dado de baja del sistema, “pero no se han muerto” decía. Era una forma ciertamente llamativa de expresar la forma en que la crisis lanzó a la precariedad a muchos autónomos y les hizo pasar a la economía sumergida. No tuvieron elección. Sin embargo, el relato institucional no se plantea cuáles son los obstáculos que tiene un autónomo que le llevan a decidir cotizar masivamente por la cuota mínima. No se lo cuestionan. El relato parte de la premisa: “los autónomos deben cotizar más”. Es curioso que están obviando plantearse la pregunta clave de la economía: ¿cómo se genera mayor riqueza? Porque sin entender cómo se genera riqueza, concretamente como genera riqueza un autónomo, difícilmente el sistema recaudatorio puede ser redistributivo de bienestar.

El discurso institucional manipula el relato, porque incide en que los que trabajamos cotizando en el régimen de autónomos tenemos libertad para decidir cuanto pagamos a la Seguridad Social. Es cierto. Pero es perverso culpar a los autónomos por no cotizar más. Lo que no cuentan y por tanto la mayoría ignora, son los riesgos que corre cualquier titular de una actividad económica. Lo que no cuentan y por tanto la mayoría ignora son las condiciones reales de presión administrativa y fiscal que supone ser autónomo en este país. La única reforma razonable del sistema de autónomos sería eliminar cualquier tipo de cotización hasta que no se generen de forma regular un determinado volumen de ingresos. La única reforma razonable del sistema de autónomos sería aquella que contemplara como premisa promover la actividad económica. La única reforma razonable sería reducir y no aumentar la presión fiscal, de forma que se promoviera la generación de más empleo, ocupación y riqueza.

 

¿Quién genera valor?

Las instituciones extractivas españolas no se lo plantean. El Congreso de los Diputados ha creado una subcomisión que antes de agosto del 2018 deberá cerrar sus conclusiones sobre el régimen de trabajadores autónomos. Van a dedicar ocho meses porque consideran que es complejo el control fiscal de los ingresos de los autónomos; ocho meses enfocados a estudiar como recaudar más. Es representativo de lo lejos que están de entender de qué va la economía del conocimiento, de la dificultad de ser competitivo en un mercado donde hay un exceso de oferta como consecuencia de la economía global. Para generar oportunidades hay que estar constantemente abriendo puertas, la mayoría de las cuales no van a convertirse en ingresos de forma inmediata. El verdadero dilema es que ser autónomo no es una elección, sino una realidad del mercado laboral actual para cada vez un mayor número de personas en una economía global y extraordinariamente competitiva. La nueva economía tiene pocas posibilidades de florecer en un Estado con unas instituciones económicas con una ambición recaudatoria claramente desproporcionada con aquellos que tienen más capacidad de organizarse para desarrollar una actividad económica y generar valor.

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


equipo
Staff
Alvar Soto - CEO
Tomás Cascante - Redactor Jefe
Patricia Madrid - Redactora
Santa Vásquez de la Cruz - LATAM

Consejo Asesor
Jordi Marín - Advisor
Jesús Soler - Advisor
LLuís Mas - Advisor
Sonia Solà - Advisor
Fernando Montans - Advisor

Con el apoyo y la colaboración de
Mobile World Capital Barcelona
Blockchain Institute & Technology
donde
Aribau, 276 1o 1a
08006 Barcelona
Spain

hola@barcelonadot.com
próximos artículos
Ninguna entrada programada
Categorías
Desarrollo web y soporte técnico
Editor
TOMÁS CASCANTE
Barcelona
Spain