CHUS BLASCO / Lo que el dinero no puede comprar


12 diciembre 2017Tec World
laboratory-2815640_1920

Diferencias abismales

El informe “Diferencias abismales: El papel de las empresas del Ibex35 en la desigualdad” elaborado por Oxfam Intermón, alerta del aumento de la brecha de desigualdad: el salario medio de los mejores remunerados fue unas diez veces superior al de los peores pagados. Al mismo tiempo, un alto ejecutivo del Ibex-35 gana 207 veces más el sueldo más bajo.  Sin duda, las cifras de las diferencias impactan. El enfoque del estudio parte de una premisa que se desprende de su mismo título, que vincula la desigualdad a las diferencias salariales entre aquellos que ganan más y los que ganan menos. Pero ¿el problema de la desigualdad económica se origina por las diferencias salariales? ¿pensamos que puede combatirse la desigualdad económica mediante legislación sobre derechos laborales como propone el mismo informe?

Tal vez la desigualdad entre retribuciones no sería un problema, si entendiéramos que aquellos que están mejor remunerados, lo están porque ocupan puestos de mayor responsabilidad para los que se han preparado y formado, y lo están porque han invertido en su propia capacitación, y lo están porque tienen una experiencia valiosa que aportar. Porque si una mayor retribución estuviera asociada a una mayor contribución al bienestar de la sociedad, tal vez esta desigualdad no sería un problema. La realidad es que claramente no es así. La desigualdad entre retribuciones es tan sólo un indicador de las diferencias abismales entre los que ganan más y los que ganan menos. Lo cierto es que la desigualdad económica creciente se trata de un fenómeno global y complejo que no puede solucionarse aumentando el salario mínimo e imponiendo salarios máximos. La concentración de la riqueza en segmentos privilegiados de la sociedad no ha hecho más que acelerarse. La legislación sobre derechos laborales es una herramienta claramente insuficiente. Aumentar el salario mínimo tan solo afectaría a los que tienen trabajo (cada vez menos), y el efecto de limitar el salario máximo, simplemente crea nuevas formas de retribución no salariales.

 

Un problema de dimensión moral

El programa 30 minuts “El negoci de la sang” emitido el pasado 26 de noviembre explica un fenómeno que en EEUU está tomando dimensiones preocupantes. A diferencia de los países que consiguen suministros de sangre a partir de donaciones no remuneradas, en EEUU la donación de sangre está retribuida; es legal. El reportaje ilustra como una parte de las donaciones de sangre que se hacen en el mundo se venden a empresas farmacéuticas que compran el plasma para elaborar medicamentos que comercializan y que les suponen importantes beneficios. El documental nos lleva hasta Cleveland, donde como consecuencia de la crisis financiera del 2008, miles de persones se han quedado sin trabajo, y con el paso del tiempo, se han quedado también sin ayudas. La posibilidad de donar sangre a cambio de dinero se ha convertido en una práctica habitual para las personas más pobres. A cambio de 20$, pueden conseguir dinero extra cada vez que donan su plasma, y lo hacen. Primero lo contemplan como una ayuda para pagar las facturas, pero poco después, muchas personas entran en un círculo vicioso. Ante la escasez extrema, lo que empieza como un recurso extraordinario acaba siendo para miles de personas una fuente de ingresos básica. “Cuando el presupuesto es tan justo, todo es muy frágil”. Maximizar su única fuente de ingresos los lleva inevitablemente a poner en riesgo su propia salud, donando hasta dos veces por semana de forma habitual para conseguir algo más de 200$ al mes. Maximizar su única fuente de ingresos es una mala elección. Pero no tienen otra.

 

Lo que el dinero no puede comprar

La mercantilización de ciertos aspectos de la sociedad ha sido tan rápida que prácticamente no nos hemos dado cuenta. Lo explica el filósofo estadounidense Michael J. Sandel en “Lo que el dinero no puede comprar”, el libro en el que plantea uno de los grandes dilemas éticos de nuestra época: ¿cuáles son los límites morales de que todo esté en venta? Lo más interesante que plantea Sandel es que los economistas, erróneamente, dan por hecho que los mercados no afectan a los bienes que se intercambian. Pero sí lo hacen. Donar sangre en Europa no tiene valor de mercado, y tal como muestra el documental “El negoci de la sang”, el significado para las personas donantes es ayudar a las personas que la necesitan. En el momento en que el acceso a la sangre se mercantiliza para obtener un beneficio por parte de las compañías farmacéuticas, la propia lógica del mercado pervierte el significado. Saber que donar sangre (y con ello plasma) es una contribución directa que aumentará los beneficios de las pocas empresas farmacéuticas globales que se benefician de su comercialización, hace desaparecer el significado de ciudadanía, de la donación como contribución al bien común, como aportación personal y voluntaria al bienestar de la sociedad.

Sandel afirma que debemos redefinir los valores de la sociedad que queremos. Debemos redefinir los valores que queremos proteger. Estamos de acuerdo en que la esclavitud, el comercio entre seres humanos, es una barbaridad. Entonces, deberíamos estar de acuerdo en que atentar contra la dignidad de las personas es inadmisible. ¿Cómo llamaríamos a un sistema que empuja a personas sin posibilidades de conseguir un trabajo a comerciar con su sangre y su salud para poder pagar las facturas? ¿Cuáles son los límites?

 

Donde todas las cosas buenas se compran y se venden, tener dinero supone la mayor de las diferencias”. Michael J. Sandel

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


TRIPULACIÓN

Alvar Soto – CEO
Tomás Cascante – Editor

Patricia Madrid - Portada
Sònia Solà - Programas Radio
José Cruset – Tecnología
Ferran Amago - Telecomunicaciones
Chus Blasco - Economía y Empresa
Pilar Alcántara – Cultura
Santa Vásquez de la Cruz – Latam

Jesús Soler - Legal
​Antonio Parra - Realización AV
Albert Oliveras – Fotógrafo
Joan Bosch – Producción Audiovisual

COLABORAMOS CON
julio 2019
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
COMUNICANDING, Barcelona, Spain