CHUS BLASCO / Las empresas no aprenden sin personas que aprendan


Sin emoción no hay aprendizaje

Las empresas constatan que cada vez tienen mayores dificultades para conseguir el talento que necesitan para competir en la economía global. Un informe elaborado por el Pew Research Center sobre el futuro del mercado laboral en 2026 concluye que hasta un 30% de los encuestados considera que ni la educación obligatoria ni la superior serán capaces de realizar ajustes durante la próxima década para servir a las necesidades empresariales. Hasta la fecha, la lógica de tener empleo en el futuro empezaba por tener una buena formación. Aunque una mayor formación supone tener mejores oportunidades como punto de partida, tenemos que aceptar la evidencia de que las mejores titulaciones no garantizan un futuro laboral estable. Al mismo tiempo, debemos reconocer la cantidad de talento que se derrocha en las empresas porque miles de personas no se sienten comprometidas con lo que hacen en su trabajo.

Cuando hablamos de educación en general, ponemos el énfasis en la responsabilidad de los profesores de que los alumnos aprendan. Lo tenemos interiorizado. Entendemos que, formando mejor a los profesores, los alumnos aprenderán más. Francisco Mora es doctor en Medicina y Neurociencia y se centra en el funcionamiento del cerebro, en cómo aprendemos y la influencia que tienen las emociones en este proceso: “el cerebro sólo aprende si hay emoción”. Dice que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción, porque “sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que te dice algo nuevo, que significa algo, que sobresale del entorno”. Las personas sólo aprendemos aquello que tiene significado para nosotros. Es un significado propio, individual, porque depende de nuestras emociones. Sólo aprendemos aquello que nos emociona, cualquiera que sea el motivo. En cambio, la formación está orientada a la empleabilidad. Debemos hacer un reset de que nuestro futuro profesional depende de la formación adquirida en la etapa previa a la experiencia laboral, y afrontar un nuevo reto. Las empresas necesitan personas capacitadas con competencias que no se enseñan en la universidad. Las personas sólo aprenden realmente cuando se sienten conectadas con el significado de lo que están haciendo.

 

Learnability

La learnability es el deseo y la capacidad de aprender rápida y eficazmente. La transformación de la empleabilidad de la economía digital convierte esta capacidad en una de las competencias clave. La learnability pone el énfasis en la capacidad de aprender a desarrollar las habilidades para mantener la empleabilidad. Una de las consecuencias es que la responsabilidad empresarial sobre la formación de los trabajadores deberá transformarse, porque la responsabilidad de trazar el propio proceso de capacitación radicará en la persona. La learnability debe entenderse como un proceso continuo que se transforma a medida que se añaden experiencias profesionales. Supone todo un reto de disrupción formativa para la empleabilidad, que no puede hacerse sin una importante motivación por parte de la persona.

La empresa ManpowerGroup, líder mundial en estrategia de talento, lanzó hace algunos meses la herramienta Learnability Quotient. Esta herramienta refleja la capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en la vida profesional. Los resultados se expresan en tres dimensiones: el deseo intrínseco para explorar, la motivación para aprender y la conformidad (o no conformidad) con el status quo. Los resultados de aplicarme el test han sido que el Learnability Quotient me define con los siguientes rasgos: reflexiva, espíritu libre y exploradora. Estoy 100% de acuerdo, así que animo a los lectores a probarla: ¿qué dice tu LQ sobre ti?

La medición de los estilos de aprendizaje de las personas para potenciar el propio talento se configura como una herramienta fundamental para la generación de oportunidades profesionales. Entender que la learnability es la capacidad más buscada en el futuro, supone admitir que la carrera profesional va a depender más de la habilidad de las personas de conectar sus intereses personales (y emocionales) con el desarrollo de su carrera profesional. Sin emoción no hay aprendizaje. Me parece fascinante, pero no es un proceso rápido. Saber lo que realmente te apasiona es un proceso, y no es precisamente corto para la mayoría de las personas.

 

La economía del aprendizaje

Hace ya más de un año que decíamos en “La ventaja competitiva del aprendizaje constante” que las empresas no están preparadas para aprender, sino para hacer. Estamos ante un cambio de paradigma que necesitamos acelerar. La mayor oferta de titulados universitarios, masters, etc. no ha cambiado de forma suficiente los entornos organizativos. Para afrontar la transformación digital de forma que se traslade al ritmo suficiente a la economía real, tenemos que entender la forma en que aprendemos. Es clave para poder entender el cambio organizacional que las empresas necesitan liderar. Las empresas no aprenden sin personas que aprendan. Que la responsabilidad de diseñar la carrera profesional radique en la persona, no elimina la responsabilidad de la empresa sobre el desarrollo del talento. El foco ya no está en elaborar planes de formación, sino en crear un entorno donde las personas puedan aprender. Facilitar un entorno donde las personas puedan desarrollar su carrera profesional será una ventaja competitiva sobre la captación, retención y desarrollo de talento que marcará la diferencia.

 

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


Equipo

(por orden de aparición)
Tomâs Cascante
Alvar Soto
Joan Bosch
Patricia Madrid
Santa Vàsquez de la Cruz
Chus Blasco
Sonia Solà
Jesús Soler
Jordi González-Pons
Fernando Montans

COLABORAMOS CON
FlICKR GALLERY
Próxima publicación:
  • Aprovecha el fin de semana para profundizar en nuestros contenidos (14 diciembre 2019)
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
TOMÂS CASCANTE, Barcelona, Spain