CHUS BLASCO / Es cuando pienso que creo valor


9 abril 201803 Empresa
paper-3246119_1920

Escribir para saber pensar

En septiembre de 2016, Frederic Laloux presentó en Barcelona Reinventar las organizaciones, y compartí mis primeras impresiones sobre su libro en el artículo El principio de un nuevo management. No puedo describir cuanto me inspiró Laloux en su conferencia, mientras hablaba del propósito evolutivo de las empresas como organismos vivos que quieren manifestarse en el mundo. Un año y medio después, sigo escribiendo sobre management, y las inquietudes despertadas con aquel libro tienen cada día más sentido. La pregunta planteada entonces (¿es posible diseñar un modelo organizativo donde el trabajo llene y tenga significado?), sigue teniendo un sí como respuesta; para conseguirlo, es imprescindible empezar por pensar distinto.

Para pensar distinto, es importante escribir. Si tuviera que elegir escribir sobre una única temática, sin duda sería sobre la necesidad de reprogramar las empresas y repensar a las personas como profesionales para encajar en la era digital y tener una vida plena. Esta temática única sería el hilo conductor que se convertiría en un relato sobre un nuevo management. Escribiría sobre cómo afecta la transformación digital a la organización de las empresas, al empleo, y a la forma en que ello nos afecta como empresas y como profesionales. Escribiría sobre cómo encajar en el nuevo paradigma de la Industria 4.0 sirviendo a un propósito evolutivo, porque los cambios son tan rápidos que es más importante que nunca poner el foco en aquello que es relevante, en lo que tiene significado. El relato tendría tres ejes: crear valor con propósito, nuevos modelos organizativos pensados para colaborar y autogestión. El artículo de hoy es una pequeña muestra de ese relato, que ya he empezado a escribir en los últimos tres meses.

 

Crear valor con propósito

Para crear valor con propósito, hay que conectar tus propios valores con la búsqueda de la excelencia en aquello que haces, con lo que te sientes comprometido, que te aporta significado, y que mejora con la experiencia. Aunque es difícil poner ejemplos concretos sobre ello, cuando escribí Matar al mensajero, estaba relatando una historia personal sobre la importancia de redefinir el éxito en busca de propósito.

 

Nuevos modelos organizativos pensados para colaborar

Es cierto que la jerarquía tradicional ya no funciona en el siglo XXI, y necesitamos nuevos mecanismos de coordinación para tomar decisiones. Trabajar en equipo adquiere una nueva dimensión cuando ya no es el poder el que escribe las normas, sino que lo hace el mercado. Se necesita mucha empatía para gestionar equipos en empresas del siglo XXI y sobrevivir, y por ello debemos buscar nuevas formas de hacer aflorar el talento y la creatividad de las personas, y de gestionarlo de forma efectiva. Del último trimestre, destacaría dos artículos en este ámbito. Por un lado, decíamos en No es cuestión de suerte que una empresa no está preparada para competir si no está preparada para cambiar, y que prepararse para el cambio requiere de método. Hay que cambiar la estructura funcional jerárquica heredada y convertirla en unidades de negocio orientadas a resultados; además, saber anticiparse es una competencia mucho más sofisticada que la asignación de recursos, porque exige entrenarse en alinear la gestión con la estrategia. Por otro lado, en Gestionar el presente, construir el futuro, reflexionamos sobre la imposibilidad de crear valor sin una visión holística del negocio que ponga el foco en el cliente. De nuevo, un cambio en la forma de pensar que exige conectar la estrategia con las personas.

 

Autogestión

Una de las paradojas actuales es que los trabajadores deben ser más autónomos y deben trabajar en equipo. La crisis ha sido una oportunidad de reinventarse profesionalmente para muchos, pero es personal. Es un proceso de aprendizaje sobre las propias competencias, habilidades y aptitudes, así como la orientación de estas a la generación de valor. Reinventarse es también un privilegio: asumir la propia autonomía supone tener la libertad para tomar decisiones y la responsabilidad por los resultados. Las empresas no aprenden sin personas que aprendan: sin emoción no hay aprendizaje. Las personas sólo aprendemos aquello que tiene significado para nosotros, porque depende de nuestras emociones. Como decíamos en ¿Cómo prosperar en la economía digital?, trabajar de forma autónoma descubre nuevos retos que acaban ocupando también nuestra vida personal. El éxito redefinido es buscar el equilibrio entre lo predictible y lo posible.

 

Ayudar a personas que tienen empresas

Escribo para saber pensar. Saber pensar me ayuda a crear valor y escribir contribuye a poner el foco en lo que es relevante. La realidad es tan líquida y tan intransitable que necesito escribir lo que voy aprendiendo a medida que avanzo. Pensar me ayuda a entender como priorizar mi agenda con coherencia hacia lo que realmente importa.

Tener propósito es tener un por qué. Para mí, decidir que mi vida profesional se orientaba a ayudar a personas es el relato que lo cambió todo. Cuando cambiamos el foco de nuestra actividad de hacer consultoría a ayudar a personas que tienen empresas, todo empezó a encajar con un nuevo sentido. Personalmente, descubrí que es cuando pienso que genero valor. Pero crear valor en la era de la abundancia no es fácil. Crear valor exige valor (valentía) y valores (irrenunciable). Crear valor económico exige valentía para aspirar a ser excelente, asumir los riesgos y las responsabilidades que se deriven, así como la aceptación de los fracasos y la incorporación de las lecciones aprendidas. Nadie puede hacerlo solo. La economía del conocimiento necesita personas con talento y equipos comprometidos. Elegir qué valores son irrenunciables para recorrer este camino, es fundamental.

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


TRIPULACIÓN

Alvar Soto – CEO
Tomás Cascante – Editor

Patricia Madrid - Portada
Sònia Solà - Programas Radio
José Cruset – Tecnología
Ferran Amago - Telecomunicaciones
Chus Blasco - Economía y Empresa
Pilar Alcántara – Cultura
Santa Vásquez de la Cruz – Latam

Jesús Soler - Legal
​Antonio Parra - Realización AV
Albert Oliveras – Fotógrafo
Joan Bosch – Producción Audiovisual

COLABORAMOS CON
junio 2019
L M X J V S D
« May    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
COMUNICANDING, Barcelona, Spain