CHUS BLASCO / El Premio Nobel y la economía del comportamiento


Dirigiendo un negocio en la era digital

Richard H. Thaler, nuevo Premio Nobel de Economía, sostiene que las personas no siempre toman decisiones económicas racionalmente. Thaler es conocido por su investigación acerca del comportamiento humano en la economía, es decir, el estudio de ésta desde una perspectiva psicológica. Sus trabajos demuestran hasta qué punto el razonamiento humano se aparta del razonamiento racional del homo economicus. Celebro este Premio Nobel porque abre un debate necesario. La mayoría de personas (economistas y no economistas) piensa que los motivos económicos dirigen buena parte de las decisiones de las personas. De la misma forma, la mayoría de personas da por hecho que las decisiones en las empresas se toman únicamente por razones económicos. Incluso muchos de los que las dirigen argumentan que toman decisiones porque “los números nos obligan…”. ¿Realmente es así? ¿Son sólo económicas las decisiones en las empresas? Volviendo a la investigación de Thaler, los tres elementos que explican la concesión del premio son: 1) que las personas no toman decisiones económicas sólo por una cuestión racional; 2) que están dispuestas a perder dinero por una causa que consideran justa, y 3) la falta de autocontrol. Podemos aplicar estos elementos a las personas que dirigen empresas, teniendo en cuenta que la mayoría de las empresas del país (pymes y micropymes) son dirigidas por sus propietarios, y que como personas que toman decisiones económicas en sus negocios, padecen el mismo tipo de sesgos de comportamiento.

1) La cuestión racional

La teoría que desarrolla Thaler confirma que lo que debería ser un comportamiento normal, se modifica por sesgos sistemáticos que dependen del contexto. En un contexto tan complejo como el actual, es más vigente que nunca la reflexión de George Bernard Shaw: “Las personas razonables se adaptan a las circunstancias. Las personas no razonables hacen que las circunstancias se adapten a ellas. El progreso, la innovación, el liderazgo dependen de las personas no razonables”. Crear y dirigir una empresa cuando el 60% de ellas no sobrevive a los cinco años, no podemos considerarlo en absoluto una decisión racional.

2) Una causa justa

Thaler afirma que las personas están dispuestas a perder dinero por una causa que consideren justa. Es fácil encontrar ejemplos sin pensar demasiado. Sin esta premisa, no podríamos explicar el asociacionismo, las donaciones a entidades sin ánimo de lucro y tantas actividades humanas en las que el factor económico no nos ofrece explicación alguna del propósito que persiguen. En cambio, la mayoría de personas piensa que una empresa que en funcionamiento es una empresa que gana dinero. Pero para muchos de los empresarios que he conocido, la supervivencia de su empresa y el mantenimiento de los puestos de trabajo es una razón de rango superior al rendimiento económico. Es personal. El sentido de propiedad, pero sobre todo de pertenencia y de forma de vida puede representar la causa justa por la que valga la pena soportar pérdidas en el negocio. Demasiadas veces, durante los años de crisis hemos visto cómo defender el valor construido, produce un alargamiento de la agonía para muchas empresas que ya han dejado de ser viables pero que se resisten a desaparecer.

3) Falta de autocontrol

Thaler ha estudiado la dificultad entre las opciones entre la acción y la recompensa en dos momentos distintos en el tiempo: “una parte del cerebro “realizador” se centra en las recompensas a corto plazo, y otra parte “planificadora” se enfoca al largo plazo”. Y añade que “la fuerza de voluntad puede ayudar a reprimir las urgencias de la parte realizadora. La lucha interna es constante, y por eso las preferencias individuales no son constantes en el tiempo.” Para contrarrestar esta lucha entre lo que quiero hacer y lo que puedo hacer, Thaler propone ofrecer a las personas una “arquitectura de la elección” que favorezca la parte planificadora enfocada al largo plazo. En términos de empresa, no se trata exactamente de fuerza de voluntad, sino de procesos. Es necesaria una correcta asignación de recursos que garantice el equilibrio entre generar resultados a corto plazo y garantizar la sostenibilidad a largo plazo. El tema es tan relevante que la dificultad de la lucha entre el corto y largo plazo, en la economía digital se trata de pura supervivencia.

 

¿Propietario o CEO?

Resumiendo, de los tres elementos básicos de la investigación de Thaler podríamos deducir que buena parte de los empresarios de nuestro país son personas poco razonables, que defienden una causa justa pero no siempre viable y que suelen carecer de mecanismos de autocontrol que les permitan asignar recursos hoy que construyan un futuro de la empresa que sea sostenible. ¿Suena exagerado? Tal vez sí, pero aflora un reto imprescindible. Cuando además de ser el CEO de una empresa, eres el propietario, tienes el 100% de capacidad de decisión. Pero la dificultad de no caer en los sesgos personales de comportamiento en el día a día en contra de las decisiones más estratégicas y sostenibles es enorme. Las investigaciones de Thaler aportan elementos de reflexión sobre los riesgos que ya conlleva tener y dirigir una empresa. Minimizar estos riesgos, exige decidir mucho menos con el rol de propietario y ejercer mucho más la función de CEO. Aflora un nuevo reto de management para las empresas que compitan en la nueva economía digital.

 

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


Equipo

(por orden de aparición)
Tomâs Cascante
Alvar Soto
Joan Bosch
Patricia Madrid
Santa Vàsquez de la Cruz
Chus Blasco
Sonia Solà
Jesús Soler
Jordi González-Pons
Fernando Montans

COLABORAMOS CON
FlICKR GALLERY
Próxima publicación:
  • Aprovecha el fin de semana para profundizar en nuestros contenidos (23 noviembre 2019)
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
TOMÂS CASCANTE, Barcelona, Spain