CHUS BLASCO / El lado oscuro del individualismo


28 marzo 20170 Chus Blasco, 0 Top
A photo by JOHN TOWNER. unsplash.com/photos/0uN9iF4mgDI

Un experimento (sorprendente) sobre la productividad de las gallinas

La obsesión por el éxito individual y la utilización de la persecución de este objetivo ha convertido la mayoría de organizaciones en un lugar poco saludable donde desarrollarse profesionalmente. No se trata de mi opinión en base a mi propia experiencia (aunque también lo es), sino que forma parte del mensaje que difunde Margaret Heffernan, CEO de cinco empresas, emprendedora, autora y conferenciante. En su charla TED Forget the pecking order at work explica un experimento real que hizo el biólogo William Muir, interesado en las razones que hacen a los grupos más productivos. Para ello, diseñó un experimento con gallinas, básicamente porque la medida de la productividad es bastante trivial: se trata simplemente de contar huevos. Muir seleccionó un grupo que era bastante productivo y lo dejó monitorizando resultados a lo largo de seis generaciones. Entonces creó otro grupo, formado por las gallinas más productivas que identificó. Al final de las seis generaciones, Muir comparó los dos grupos para ver la cantidad de huevos que habían producido, y los resultados que encontró fueron realmente sorprendentes. El grupo de gallinas “normales” lo habían hecho bastante bien y habían sido mucho más productivas que al principio del experimento. El grupo de “super gallinas” estaban muertas, excepto tres. Habían picado las unas a las otras hasta la muerte. Las gallinas supervivientes del grupo selecto, donde estaban las que individualmente eran las más productivas, habían sobrevivido eliminando la capacidad productiva del resto.

Si algo refleja el experimento de Muir, es que hemos pecado de una tremenda ingenuidad en el hecho de que crear un buen equipo es tan solo una cuestión de elegir los mejores individuos. No funciona así. Heffernan defiende que, si la única forma que tienen los individuos con mayor talento de ser productivos es suprimiendo la productividad del resto, entonces necesitamos un modo mejor de trabajar y de vivir.

 

La eficacia de un café

En su fantástico libro Reinventando las organizaciones, Frederic Laloux expone el próximo estadio evolutivo de las organizaciones humanas a través de ejemplos reales. Uno de ellos es el de la empresa holandesa de enfermería Buurtzorg que ha conseguido en muy poco tiempo unos resultados excepcionales; de las diez enfermeras iniciales a finales del 2006 se han convertido en la mayor empresa de Holanda de servicios de enfermería a domicilio. Buurtzorg fue fundada por Jos de Blok, un enfermero que dejó su empleo en una gran organización de cuidados médicos, para poder configurar una empresa bajo un paradigma distinto. Laloux explica en su libro algunas de las prácticas de estas grandes organizaciones médicas que provocan mucha angustia tanto a las enfermeras como a sus pacientes: “se adjudicó exactamente diez minutos a las inyecciones intravenosas, quince minutos a un baño, diez minutos a vendar una herida y dos minutos y medio a cambiar una media de compresión. (…) No hay un cuidado continuado; cuando cada día llega una nueva enfermera, suelen pasar inadvertidas sutiles pero importantes pistas sobre la evolución de la salud del paciente.”  Bajo el esquema de mejorar la productividad y las economías de escala, el sistema había perdido la noción del enfermo como ser humano.

En cambio, en Buurtzorg no miden el tiempo que cada enfermera pasa con el paciente poniendo una vacuna. Las enfermeras tienen tiempo de sentarse, tomarse una taza de café y conocer a los pacientes, su historia y sus preferencias. Saben perfectamente lo importante que es el espacio que se establece de confianza y de afecto a través del tiempo que se les dedica. El objetivo que les importa es aumentar el grado de autonomía de sus pacientes lo más rápidamente posible. Tomar un café con los pacientes, aumenta su eficacia. Los resultados son contundentes. Según la consultora Ernst &Young, el sistema de salud holandés conseguiría ahorros de hasta un 40% utilizando el sistema de Buurtzorg, porque convierten a sus pacientes en autónomos en menos tiempo que el resto de empresas que ofrecen los mismos servicios.

 

Repensando la productividad

Medir la productividad de las personas en las organizaciones es algo más complejo que contar huevos en un gallinero. El problema es que entender la empresa como una máquina y a las personas como engranajes de dicha máquina ha provocado una forma de medir errónea y por lo tanto un modelo erróneo para diseñar organizaciones donde las personas puedan desarrollarse profesional y personalmente de forma satisfactoria.

Recompensar la productividad individual puede llevar a un equipo, metafóricamente hablando, a picarse unos a otros hasta la muerte. Pero entonces no podemos esperar cumplir ningún objetivo. Tenemos que dejar de buscar individuos super productivos, super talentosos, con super poderes. Dice Heffernan que el capital social es lo que hace a las empresas robustas. Los equipos que trabajan juntos durante tiempo son mejores porque lleva tiempo desarrollar la confianza que necesitas. Es el tiempo lo que construye valor. No hay nada más valioso que el tiempo. Pero es imprescindible que dejemos de medirlo como si supiéramos lo que vamos a conseguir poniendo a más personas a hacer las mismas cosas erróneas más eficientemente. Crear organizaciones que sean un lugar amable para las personas tiene que ver con cambiar el objetivo. En lugar de buscar la productividad, es necesario buscar valor. Y el valor surge del espacio común generado entre las personas.

Sobre el autor

mm

MJBlasco Socia co-fundadora y consultora de Afca.cat (2007), empresa de consultoría especializada en Estrategia y Finanzas. Ayudamos a personas que tienen empresas a mejorar sus procesos de creación de valor y sus resultados. Licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE y en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Ramon Llull. El hilo conductor profesional en clave de especialización son las finanzas. La motivación es el management, la ciencia social que se reinventa al ponerse al servicio de las organizaciones centradas en las personas. Profesora de Estrategia y Finanzas del Master en Design Management de BAU y formadora de Estrategia y Finanzas para empresas y emprendedores. Autora del libro “Nuevas Finanzas para Nuevos Negocios” (Editorial UOC) y co-autora de la “Guia para la autoevaluación de empreses. Claves para mejorar tu negocio” (ACCID).


Equipo

(por orden de aparición)
Tomâs Cascante
Alvar Soto
Joan Bosch
Patricia Madrid
Santa Vàsquez de la Cruz
Chus Blasco
Sonia Solà
Jesús Soler
Jordi González-Pons
Fernando Montans

COLABORAMOS CON
FlICKR GALLERY
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
TOMÂS CASCANTE, Barcelona, Spain