‘Blockchain’ no es tan segura como parece


3 mayo 201800 TOP
x

El término ‘seguridad’ no es tan fácil de definir en el universo de las cadenas de bloques. Todo depende de para qué y quién las use, pero al fin y al cabo, todos los sistemas presentan algún reto de seguridad ante la creatividad y el ingenio de los ciberdelincuentes

El objetivo de utilizar una cadena de bloques (o blockchain) es permitir que las personas, en particular las que no confían entre sí, compartan datos valiosos de forma segura y a prueba de manipulaciones. Esto se debe a que el sistema de la cadena de bloques almacena los datos mediante matemáticas complejas e innovadoras reglas de software. Ambas logran que los datos sean extremadamente difíciles de manipular para los piratas informáticos. Pero incluso la seguridad de los mejores sistemas blockchain puede tener fallos cuando los humanos (que son hábiles timadores) entran en contacto con las sofisticadas reglas de matemáticas y software. Aquí es donde las cosas se pueden complicar.

Para entender por qué, hay que empezar por el principio. Lo primero que hay que explicar es qué es lo que hace que una cadena de bloques sea, en teoría, “segura”. Bitcoin es un buen ejemplo. En la cadena de bloques de Bitcoin, los datos compartidos son el historial de todas las transacciones realizadas de Bitcoin; en otras palabras, los datos crean un libro de contabilidad. Una red de ordenadores, llamados “nodos”, almacenan varias copias de este libro mayor. Cada vez que alguien envía una transacción al libro mayor, los nodos se aseguran de que la transacción sea válida. Es decir, se aseguran de que el usuario que ha gastado un bitcoin de verdad disponía de ese bitcoin para gastar. Un subconjunto de nodos compite entre sí para empaquetar transacciones válidas en forma de “bloques”, los cuales agradan a una cadena que se ha formado con las transacciones anteriores. Los propietarios de estos nodos se llaman mineros. De todos ellos, solo los que logran añadir con éxito nuevos bloques a la cadena, ganan bitcoins como recompensa (ver ‘Blockchain’: ¿Qué es y cómo funciona una cadena de bloques?).

En teoría, hay dos elementos que logran que este sistema sea imposible de manipular

1) Cada bloque va asociado a una huella digital criptográfica única

2) El “protocolo de consenso” logra que todos los nodos de la red lleguen a un acuerdo sobre la veracidad del historial compartido

Para generar esta huella digital única, llamada hash, hace falta…

Sigue leyendo el original en: MIT Technology Review

alta

Sobre el autor

mm

Redacción Barcelona


TRIPULACIÓN

Alvar Soto – CEO
Tomás Cascante – Editor

Patricia Madrid - Portada
Sònia Solà - Programas Radio
José Cruset – Tecnología
Ferran Amago - Telecomunicaciones
Chus Blasco - Economía y Empresa
Pilar Alcántara – Cultura
Santa Vásquez de la Cruz – Latam

Jesús Soler - Legal
​Antonio Parra - Realización AV
Albert Oliveras – Fotógrafo
Joan Bosch – Producción Audiovisual

COLABORAMOS CON
junio 2019
L M X J V S D
« May    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Desarrollo web y soporte técnico
Producción y contenidos:
COMUNICANDING, Barcelona, Spain